Actualidad

Fátima III: El Secreto y la Apostasía

Fátima III

El Secreto y la Apostasía

Autor: Víctor Agustín Sequeiros, Pbro.

Editor: Javier Olivera Ravasi, Pbro.

Artículo relacionado: http://comovaradealmendro.com/tag/fatima-la-parte-aun-no-revelada-del-tercer-secreto-versa-sobre-la-gran-apostasia-en-la-iglesia/

Las palabras de Nuestra Señora

«En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc. Esto no lo digáis a nadie. A Francisco sí podéis decírselo».

Esta declaración, seguida del ‘etc.’, da a entender que las palabras de Nuestra Señora continúan, pero no podían revelarse por el momento.

La referencia a Francisco nos recuerda que dicho pastorcito sólo veía a la Ssma. Virgen, pero no la oía ni le hablaba; Jacinta veía y oía; Lucía era la única que hablaba con Ella.

Lucía, depositaria del secreto

La difusión le compete a la jerarquía eclesiástica, con dos fechas topes: el año 1960 o su muerte, si ocurriese primero.

Pero en 1957 el Santo Oficio reclamó a la curia de Leiría el sobre con el secreto.

Antes de entregarlo, el obispo auxiliar Mons. Venancio observó el sobre a trasluz, y contó entre 20 y 25 líneas en un único papel doblado al medio.

Pío XII y el Tercer Secreto

Pío XII lo guardó en un cofre sellado; parece que no lo abrió…

Sin embargo, cuando era todavía Secretario de Estado había declarado:

«Me preocupan los mensajes de la Santísima Virgen a la pequeña Lucía de Fátima. Esa persistencia de María sobre los peligros que amenazan a la Iglesia es un aviso del Cielo contra el suicidio que significa alterar la Fe, en Su liturgia, en Su teología y en Su alma (…) Oigo a mi alrededor innovadores que desean desmantelar el Santuario, apagar la llama universal de la Iglesia, rechazar Sus ornamentos y hacer que sienta remordimientos por Su pasado histórico».

La entrevista del P. Schweigl

El 2 de septiembre de 1952, el P. Joseph Schweigl, S.J., por orden de Pío XII interrogó a sor Lucía. Aunque el Santo Oficio no autorizó la divulgación de la entrevista, el jesuita declaró:

“Puedo decir que el tercer secreto tiene dos partes: una concierne al Papa. La otra lógicamente –no debo decir nada de ella- debería ser la continuación de las palabras ‘En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe’”

Las declaraciones al P. Agustín Fuentes

El 26 de diciembre de 1957 el P. Agustín Fuentes, vice postulador de la causa de beatificación de Jacinta y Francisco, la entrevistó en Coimbra.

Las “Declaraciones …” fueron publicadas con Imprimatur del Arzobispo de Santa Cruz, Méjico y  reconocidas por Pío XII.

«Padre, la Santísima Virgen está muy triste, porque nadie hace caso a su Mensaje, ni los buenos ni los malos.

Pero, créame Padre, Dios va a castigar al mundo y lo va a castigar de una manera tremenda. El castigo del cielo es inminente. ¿Qué falta, Padre, para 1960; y qué sucederá entonces? (…)

Dígales que la Santísima Virgen nos dijo, que muchas naciones de la tierra desaparecerán sobre la faz de la misma, que Rusia sería el instrumento del castigo del Cielo para todo el mundo, si antes no alcanzábamos la conversión de esa pobrecita Nación»

«Padre, el demonio está librando una batalla decisiva contra la Virgen; y como sabe qué es lo que más ofende a Dios y lo que, en menos tiempo, le hará ganar mayor número de almas, está tratando de ganar a las almas consagradas a Dios (…)

Padre, no es mi misión indicarle al mundo los castigos materiales que ciertamente vendrán sobre la tierra si el mundo antes no hace oración y penitencia. No. Mi misión es indicarles a todos el inminente peligro en que estamos de perder para siempre nuestra alma si seguimos aferrados al pecado…»

«Padre, no esperemos que venga de Roma una llamada a la penitencia, de parte del Santo Padre, para todo el mundo; ni esperemos tampoco que venga de parte de los señores Obispos cada uno en su diócesis; ni siquiera tampoco de parte de las Congregaciones Religiosas. No; ya Nuestro Señor usó muchas veces estos medios, y el mundo no le ha hecho caso.

Por eso, ahora que cada uno de nosotros comience por sí mismo su reforma espiritual; que tiene que salvar no sólo su alma, sino salvar a todas las almas que Dios ha puesto en su camino…

«Padre, la Santísima Virgen no me dijo que nos encontramos en los ULTIMOS TIEMPOS del mundo, pero me lo dio a entender:

porque el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen y una batalla decisiva, es una batalla final, porque dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo (…) y, al ser los últimos, ya no va a haber otros, porque cuando Dios va a castigar al mundo, agota antes todos los demás medios; y cuando ha visto que el mundo no le ha hecho caso, nos presenta el último, su Santísima Madre.

Si despreciamos este último medio, ya no tendremos perdón del cielo…».

«Padre, la Santísima Virgen, en estos ULTIMOS TIEMPOS en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario.

De tal manera que ahora no hay problema, por más difícil que sea, sea temporal o sobre todo espiritual, que se refiera a la vida personal de cada uno de nosotros; o a la vida de nuestras familias, sean familias del mundo o Comunidades Religiosas; o la vida de los pueblos y naciones.

No hay problema, repito, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario.»

Silencio carmelitano

Inmediatamente después de la publicación de la entrevista, el Vaticano impuso silencio a Sor Lucía y prohibió a su obispo hablar del tema.

El P. Joaquín Alonso

Para el archivista oficial de Fátima, autor de 24 tomos con 5396 documentos, el secreto no trata del fin del mundo:

«Si en Portugal se conservará siempre los dogmas de fe, se deduce que en otras partes de la Iglesia esos dogmas, o se van a oscurecer, o hasta se van a perder.

Sería pues del todo probable que en ese período “intermedio” (de 1960 hasta el triunfo del Inmaculado Corazón), haya luchas intestinas en el seno de la misma Iglesia y graves negligencias pastorales de altos jerarcas…»

El Cardenal Ottaviani

Sor Lucía dió una valiosa indicación al insistir que el Obispo de Fátima prometiese que el sobre con el secreto (“una carta”) “sería abierto definitivamente y leído al mundo a su muerte o en 1960, lo que primero aconteciera (…) porque la Santísima Virgen así lo desea”

Sor Lucía explicó al Cardenal Ottaviani, Prefecto del Santo Oficio, que: “El Mensaje debía ser abierto no antes de 1960 (…) Porque entonces aparecerá ‘mais claro’”.

Fue él quien afirmó que el Tercer Secreto está escrito en una sola hoja de papel.

Y que no era revelado para “evitar que alguna cosa muy delicada, no destinada al público, cayese por cualquier motivo, aunque fuere fortuito, en manos extrañas”.

1960…

El 9 de Octubre 1958 muere Pío XII sin haber leído el tercer secreto; llegó 1960 y Juan XXIII no hizo ningún anuncio.

Por un cable extraoficial se dió a entender que la Santa Sede no pensaba realizar su divulgación.

Luego se supo que el Papa lo había leído y  comentado que «no concernía a su pontificado».

La Virgen Santísima, “politicamente incorrecta”

En junio del mismo año la Civiltà Cattolica, denostaba la «ansiedad morbosa» de los fieles, señalando que el mensaje disgustaba a la jerarquía por su anticomunismo y acusaba a Sor Lucía por su «interpretación politizada».

Otro jesuita, el P. E. Dhanis, uno de los redactores del Catecismo Holandés, pergeñaría la tesis de que una cosa es la aparición y otra lo que dice sor Lucía que la Virgen dice… Afirma que la visión del infierno es “exageradamente medieval e inexplicable en el siglo XX” (sic) y la profecía de la II guerra con “el imposible remedio propuesto, pedido impolítico y antiecuménico”.

Contra estos y otros clérigos «desmitificadores» Juan Pablo II declararía que el mensaje es «comparable a la Sagrada Escritura».

La Iglesia del Silencio

 

De los más de 100 millones de muertos que ha causado el comunismo desde 1917, una gran parte corresponde a ciudadanos del Este de Europa, que se vieron atrapados tras el Telón de acero en 1945.

Una de las víctimas más célebres fue el glorioso Cardenal Josef Mindszenty, Primado de Hungría, modelo de la resistencia católica al comunismo.

Detenido en 1948, torturado y condenado a trabajos forzados; fue liberado durante la revolución de 1956 y se refugió en la embajada norteamericana hasta 1971.  Trasladado a Roma por orden de Paulo VI, fue ahí depuesto de su sede episcopal.

En muchos países, decretaron por ley la desaparición de la Iglesia Católica.

El beato cardenal Alojzije Stepinac, croata, fue condenado a 16 años de trabajos forzados.

El cardenal Slipyj, de Ucrania, fue condenado a 8 años de trabajos forzosos y deportado a un gulag del círculo polar ártico. Por su pastoral en prisión fue recondenado por tiempo indefinido.

En Rumanía, el cardenal Iuliu Hossu pasó 16 años encarcelado. Cuando le ofrecieron abandonar el país respondió: «Yo me quedo aquí, en mi país, para compartir el destino de mis hermanos, de mis sacerdotes y de mis fieles. No les puedo abandonar».

El cardenal Alexandru Todea, consagrado clandestinamente en 1950, un año después fue condenado a prisión. Compartió una celda con cinco obispos y otros ocho sacerdotes, y le nombraron jefe de limpieza del baño.

 

El acuerdo de silencio

 

En agosto de 1962, en Metz, por un pacto secreto entre la Santa Sede y los rusos, la Iglesia se comprometía a que en el Concilio no habría ninguna condena al comunismo y al marxismo, a cambio de que los rusos enviaran dos representantes al Concilio.

Pablo VI

Pablo VI leyó el secreto y lo devolvió sin publicar. El 13 de mayo de 1967, en Fátima, presentó su encíclica Signum Magnum, relacionando las apariciones con el Apocalipsis: “El gran portento que el Apóstol San Juan vió en el cielo, ‘una Mujer vestida de sol’, no sin fundamento la sagrada Liturgia interpreta como referido a la Santísima Virgen María.”

“Qué daño sería si una interpretación arbitraria y no autorizada del Magisterio de la Iglesia hiciese de esta renovación una desintegración inquietante de su estructura y constitución tradicionales…”

«La Iglesia se encuentra en una hora inquieta de autocrítica o, mejor dicho, de autodemolición. Es como una inversión aguda y compleja que nadie se habría esperado después del Concilio. La Iglesia está prácticamente golpeándose a sí misma» (7/12/1968)

«Por alguna rendija se ha introducido el humo de Satanás en el templo de Dios…También en la Iglesia reina ese estado de incertidumbre. Se creyó que después del Concilio vendría una jornada de sol para la Iglesia. Ha llegado, sin embargo, una jornada de nubes, de tempestad, de oscuridad» (30/06/1972)

La desorientación diabólica

Cuando a Sor Lucía le preguntaban por el Tercer Secreto, respondía:

«Está en el Evangelio y en el Apocalipsis. ¡Leedlos!” (…) ¡Es la desorientación diabólica que invade el mundo y engaña a las almas! (…) ¡Y lo peor es que ha conseguido burlar y engañar almas que, por las posiciones que ocupan, tienen una gran responsabilidad!».

El 13 de Abril 1971 le escribe al P. Valinho:

«Es triste en efecto que tantas personas se dejen dominar por la onda diabólica que cubre hoy al mundo entero, y que los ciega a tal punto que no son capaces de ver el error (…) Por este motivo, grande es la responsabilidad de aquel a quien se ha encargado de guiar a la grey».

Juan Pablo I quería consagrar Rusia

Juan Pablo I peregrinó en 1977, antes de su elección:

«Tengo que regresar a Fátima; quiero hablar con la Virgen (…) Sor Lucía me ha dejado un grave pensamiento en el corazón»

“Si tendré vida, volveré a Fátima para consagrar al mundo y, particularmente, a los pueblos de Rusia, a la Virgen, según las indicaciones por Ella dadas a sor Lucía”.

Karol Wojtyla

A su vez, el Cardenal Karol Wojtyla, declaró ante el Congreso Eucarístico de Pennsylvania, en 1977: «Estamos ante la contienda final entre la Iglesia y la anti-iglesia, el Evangelio y el anti-evangelio».

Juan Pablo II en Fulda

En 1980, en Fulda, Alemania, se le preguntó sobre el Tercer Secreto y el Papa respondió: «…a todos los cristianos puede ser suficiente saber esto: Si hay un mensaje en el que está escrito que los océanos inundarán partes enteras de la tierra, que millones de hombres perecerán de un momento a otro, la publicación de este mensaje deja de ser algo que sea muy deseado…

Debemos prepararnos para sufrir grandes pruebas en un futuro próximo, que serán tales que exigirán de nosotros la disposición de ofrecer aún la vida, y una dedicación total a Cristo y por Cristo… Con vuestra oración y la mía es posible mitigar esta tribulación, pero no es posible alejarla, porque sólo así la Iglesia podrá ser efectivamente renovada. ¡Cuántas veces de la sangre ha despuntado la renovación de la Iglesia! No será de otro modo esta vez. Tenemos que ser fuertes, prepararnos, confiar en Cristo y en su Madre Santísima, y ser muy, muy asiduos a la oración del Rosario».

Las consagraciones de Juan Pablo II

Juan Pablo II consagró el mundo al Corazón Inmaculado de María en Fátima el 13 de mayo de 1982.

En la plaza de San Pedro el 25 de marzo de 1984, en unión espiritual con todos los Obispos del mundo, precedentemente «convocados», el Papa consagró a todos los hombres y pueblos al Corazón Inmaculado de María.

La consagración (aún) esperada

Mons. J. Cordes contó que el Papa pensaba nombrar a Rusia pero fue desaconsejado por sus colaboradores; por eso añadió al texto: “¡Madre de la Iglesia, ilumina especialmente a los pueblos de los que Tú esperas nuestra consagración!”

Esto no significa que el acto no haya sido aceptado por el cielo, pero las palabras papales indican que la consagración aún no ha sido realizada según los requerimientos divinos.

“Aún no se há hecho como Nuestra Señora ha pedido”

El 21 de Marzo, 1982, se le pidió a Sor Lucía que le explicara al Nuncio en Lisboa lo que Nuestra Señora quería del Papa. Dijo que el Papa tiene que escoger una fecha, ordenar a los obispos del mundo entero, que cada uno en su catedral, y al mismo tiempo que el Papa, haga una ceremonia solemne y pública de reparación y consagración de Rusia a los Sagrados Corazones de Jesús y de María.

El 19 de Marzo de 1983 Sor Lucía se reúne otra vez con el Nuncio. El texto preparado para él terminaba así: «La Consagración de Rusia no se ha hecho como Nuestra Señora ha pedido. No se me permitió hacer esta declaración porque no tenía el permiso de la Santa Sede».

El 12 de Mayo de 1982, el día antes de la consagración, L’Osservatore Romano publicó una entrevista a Sor Lucía del P. Umberto Maria Pasquale, en la cual ella le dijo:

«… ¡No, Padre Umberto! ¡Nunca! En Cova da Iria en 1917 Nuestra Señora había prometido: Yo vendré a pedir la Consagración de Rusia… En 1929, en Tuy, como Ella había prometido, Nuestra Señora vino a decirme que el momento había llegado para pedirle al Santo Padre la Consagración de ese país…»

J+M

Reverendo Señor P. Humberto:

Respondiendo a su pregunta aclaro:

Nuestra Señora, en Fátima, en Su petición, solo se refirió a la Consagración de Rusia.

En la carta que escribí al Santo Padre Pio XII –por indicación del confesor– pedí la consagración del mundo con mención explícita de Rusia.

Suya devotamente y en unión de oraciones.

Coímbra 13 IV-1980

Hermana Lucía

En 1985, el Cardenal Gagnon reconoce que la Consagración de Rusia todavía no se ha realizado.

El 25 de octubre 1987, en una audiencia, el Cardenal Mayer recono

ció públicamente que la Consagración de Rusia no fue realizada según el pedido específico de Nuestra Señora, pues no se nombró a Rusia ni hubo participaron de todos los obispos.

El 26 de noviembre 1987 el Cardenal Stickler confirma que la Consagración no se realizó porque al Papa le falta el apoyo de los obispos.

En Mayo 1989 al Cardenal Law, de Boston, Sor Lucía le dijo sobre la consagración del 25 de Marzo de 1984: “… El Santo Padre se justificó (diciendo) que ha sido hecha, hecha de la mejor manera posible bajo las circunstancias. ¿Hecha sobre el camino angosto de la consagración colegial que Ella ha exigido y ha estado esperando? No, eso no se ha hecho”.

Cardenal Paul Cordes, 2017

El 13 de mayo de 2017, el cardenal Paul Cordes, en el Congreso Mariano de Kazakhstan, declaró que Juan Pablo II el 25 de marzo de 1984

«se abstuvo de mencionar explícitamente a Rusia, porque los diplomáticos del Vaticano le pidieron insistentemente que no mencionara dicho país, porque podrían surgir eventualmente otros conflictos políticos (…)

Poco después fui invitado por él a almorzar. Le confió a nuestro pequeño círculo el deseo que él tuvo de mencionar asimismo a Rusia en dicha consagración, pero que él cedió luego a sus consejeros».

Cardenal Burke: ¡consagrad Rusia!

En el centenario de las apariciones, el cardenal Raymond Burke declaró:

“Ciertamente, el Papa San Juan Pablo II consagró el mundo, incluyendo Rusia, al Inmaculado Corazón de María el 25 de marzo de 1984. Sin embargo, hoy, una vez más, escuchamos la llamada de la Virgen de Fátima a consagrar Rusia a su Inmaculado Corazón, de acuerdo con su instrucción explícita”.

El triunfo prometido del Inmaculado Corazón de María se refiere, en primer lugar, a “la victoria de la Fe, que pondrá fin al tiempo de apostasía  y  a las grandes deficiencias de los pastores de la Iglesia”

Preguntada sobre la consagración de 1984, en la revista “Sol de Fátima” de Septiembre de 1985, Sor Lucía afirmó que la Consagración de Rusia todavía NO había sido realizada porque ese país no había sido el objeto claro de la consagración, sino el mundo.

En Julio 1989 ante tres testigos, el P. Messias Coelho, revela que Sor Lucía acaba de recibir una instrucción anónima vaticana, según la cual ella y sus compañeras quedan obligadas a decir que la Consagración de Rusia fue realizada válidamente el 25 de marzo de 1984.

Ese mismo mes fue reemplazado el Nuncio Papal en Portugal y comenzó abiertamente el proceso de transmutar la “Consagración de Rusia” en “Consagración del mundo.”

Aparecieron entre agosto y noviembre de 1989 notas y cartas escritas con PC y a máquina, supuestamente firmadas por ella, diciendo que “la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón ya ha sido realizada.” Sor Lucía no obstante nunca escribió a máquina, siempre a mano, ni se expresó públicamente al respecto de tales cartas.

El 11 de octubre 1990  Carolina, hermana de sangre de Sor Lucía, dijo a un sacerdote en Fátima: «No puede uno fiarse de ‘cartas de Sor Lucía’ escritas a máquina, porque ella ni siquiera sabe escribir a máquina.»

El 22 de octubre 1990  un prestigioso experto forense, indica que la presunta firma de Sor Lucía, en una de esas cartas escrita en P.C., es una falsificación. El 12 de octubre de 1992, en el Centro Pablo VI de Fátima, Frère François de Marie des Anges acusó a Mons. Luciano Guerra de haber falsificado principalmente la del 21 de noviembre de 1989.

No obstante, esas cartas se difunden como “prueba” de que la Consagración ya fue realizada, adjuntando fotos de ella frente a una máquina eléctrica.

Los errores de Rusia

El 13 de julio de 1917 la Virgen anunció en Fátima que si la humanidad no se convertía Rusia difundiría sus errores por el mundo.

Entre 1989 y 1991, el imperio soviético se desmoronó en apariencia, pero la desaparición de su envoltorio político permitió una difusión más amplia del comunismo en el mundo, mediante la revolución cultural marxista diseñada por Antonio Gramsci.

 

El Cardenal Ratzinger lee el secreto

En noviembre de 1984 el cardenal Ratzinger declaró al periodista V. Messori haberlo leído, indicando que se trata de “un llamado radical a la conversión, la gravedad absoluta de la historia, los peligros que amenazan la fe y la vida del cristiano y, por ende, del mundo y además la importancia de los últimos tiempos”.

Dijo también: “el contenido de ese ‘Tercer Secreto’ corresponde a lo que ha sido anunciado en la Escritura, y lo que ha sido dicho una y otra vez en muchas otras apariciones marianas…”

Akita y Fátima, la misma cosa

La aparición de la Virgen de Akita a Sor Agnes Katsuko Sasagawa, japonesa, el 13 de octubre de 1973 fue declarada auténtica por el Mons. John Shojiro Ito, de la Diócesis de Niigata.

Howard Dee, ex Embajador de Filipinas en la Santa Sede, reveló que “el Obispo Ito estaba seguro que Akita era una prolongación de Fátima y el Cardenal Ratzinger me confirmó personalmente, que estos dos mensajes son esencialmente la misma cosa.”

«Como te he dicho, si los hombres no se arrepienten y no se mejoran ellos mismos, el Padre infligirá un terrible castigo sobre toda la humanidad. Será un castigo más grande que el Diluvio, tal como no se ha visto antes. El fuego caerá del cielo y destruirá una gran parte de la humanidad, tanto los buenos como los malos, sin perdonar ni sacerdotes ni fieles. Los sobrevivientes se encontrarán tan desolados que envidiarán a los muertos. Las únicas armas que os quedarán serán el Rosario y el Signo que ha dejado mi Hijo. Rezad las oraciones del Rosario todas los días.

«Con el Rosario rezad por el Papa, los obispos y los sacerdotes. La obra del diablo se infiltrará hasta por dentro de la Iglesia de una manera tal que se verá cardenales oponerse a cardenales, obispos contra obispos. Los sacerdotes que me veneran serán despreciados y obstaculizados por sus hermanos en el sacerdocio… iglesias y altares saqueados; la Iglesia estará llena de aquellos que aceptan transigencias y el demonio empujará a muchos sacerdotes y almas consagradas a dejar el servicio del Señor».

El Secreto y la Apostasía

El Obispo de Leiria, Mons. Venancio, citando a San Pablo (2 Tesal. II,7), escribe en su carta Pastoral del 25 de Julio de 1966: “Fátima actualiza todo el sentido de una Iglesia abierta al futuro y confiada a la mano del Señor, pero que está todavía continuamente amenazada por el misterio de la iniquidad que ya está actuando”.

El 10 de septiembre de 1984, el nuevo Obispo de Fátima, Alberto Cosme de Amaral, declaró:

“El contenido (del Tercer Secreto) se refiere únicamente a nuestra fe. Identificar el secreto de Fátima con anuncios catastróficos o algún holocausto nuclear, significa deformar el sentido del mensaje (…) la pérdida de la fe de un continente es peor que la aniquilación de una nación; y es un hecho que la fe está continuamente disminuyendo en Europa.”

…y también los cardenales

El 17 de marzo de 1990, el Cardenal Silvio Oddi declaró que el Tercer Secreto “no tiene nada que ver con Gorbachov. La Santísima Virgen nos está alertando sobre la apostasía en la Iglesia.”

Y en noviembre de 1990: «Para mí el secreto de Fátima contiene una profecía triste sobre la Iglesia y es por esto que el Papa Juan no la ha divulgado, y Pablo VI y Juan Pablo II han hecho otro tanto. Según conozco está escrito aproximadamente que en 1960 el Papa habría convocado el Concilio del cual, contrariamente a lo esperado, habrían derivado indirectamente tantas dificultades para la Iglesia.»

En 1995 el Cardenal Luigi Ciappi, teólogo personal de los Papas Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II hizo esta revelación:

“En el Tercer Secreto se predice, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia comenzará de su vértice.”

La decisión papal

A pesar de la persistente oposición curial que pretendía enterrar el secreto, Juan Pablo II decide ir a Fátima a beatificar a los pastorcitos y revelar la parte faltante del mensaje.

Artículo relacionado: http://comovaradealmendro.com/tag/fatima-la-parte-aun-no-revelada-del-tercer-secreto-versa-sobre-la-gran-apostasia-en-la-iglesia/

NOTAS AL PIE

(01) Cf. Fr. Michel de la Très Sainte Trinité. Toute la Verité sur Fatima.

(02) Cf. Mons. Georges Roche, Pie XII devant L’Histoire. París, Ed. Robert Laffont, 1972, p. 52.

(03) Carta del 30-11-84 a Fr. Michel de la Sainte -Trinité; cf. Fr. F. de M. des Anges, Fatima, Joie intime, événement mondial, éd. CRC, 1991, p.407.

(04) Texto extraído de “La verdad sobre el Secreto de Fátima, Fátima sin mitos”, libro del Padre Joaquín Alonso, sacerdote Claretiano muy erudito, nombrado archivero oficial de Fátima e investigador de los hechos. Monseñor João Venancio, obispo de Fátima, le encargó en 1966 relatar una historia crítica y completa de las REVELACIONES, para defenderlas de los ataques y escepticismos modernistas. A pesar de una censura posterior de la Curia de Leiría a una pretendida versión de la revista A Voz, las declaró “auténticas y verídicas” el P. Joaquín María Alonso, CMF, archivero oficial de Fátima, de acuerdo a los documentos de la conferencia del P. Fuentes del 22 de mayo de 1958 en Méjico. Y sobre estos no se pronunció la Curia ni sor Lucia. De libro La verdad sobre el Secreto de Fátima…, del P. Joaquín Alonso tomamos los extractos citados.

También fue publicada y reproducida con licencia eclesiástica en la revista Fátima Findlings de Junio de 1959, y en el Messaggero dell Cuore di Maria de Septiembre de 1961.

(05) El Padre Alonso, estudió los archivos, habló con Sor Lucia, y testificó públicamente que las “Declaraciones de Sor Lucia al P. Agustín Fuentes”, en 1957, eran auténticas y verídicas. En 1975, terminado su estudio sobre las REVELACIONES, “Textos y estudios críticos de Fátima”, con 5.396 documentos, listo ya para la impresión, el nuevo obispo de Fátima, Msr. do Amaral, lo archivó.
Antes de su fallecimiento el 12.12.1981, el Padre Alonso publicó algunos folletos sobre el mensaje de Fátima, y el libro. (Alonso, VSF, pp. 73-76, cit. en WTAF, vol III, pp. 687, 704).

(06) La Verdad sobre el Secreto de Fátima, Fr. Joaquín Alonso, Edición en español, pp. 46-47. Barthas, Fatima, merveille du XXe siecle, p. 83. Fátima – ediciones, 1952. (Documentation Catholique, 19-03-1967, Col. 543).

(07) Posiblemente Juan XXIII hizo más de una lectura; una con su confesor, Mons. Cavagna, otra con el cardenal Ottaviani, y otra con la presencia del intérprete Mons. Tavares. Habría también una lectura donde habrían estado presentes, los Cardenales Ottaviani, Agagianian, Parente, Samoré, Philpp, Bea, el Obispo Raimundo Verardo y el Secretario privado del Papa, Mons. Loris Capovilla.

(08) Dom Manoel Pestana Filho: “Dentro do Concílio Vaticano II, não nas reuniões, foram feitos acordos com os representantes da Rússia para que não se falasse do comunismo, não se falasse de Rússia. Mas isso é o contrário da mensagem de Fátima. O centro da mensagem […] era a Rússia, da qual virão grandes males para a Igreja e para o mundo. Mas fizeram um acordo. Ah sim! Porque havia bispos ortodoxos [para participar do Concílio]. E nós sabemos hoje que muitos bispos não só na Rússia, mas na Polônia e outros lugares, para não terem obstáculos da parte do governo comunista, faziam vistas grossas a certas coisas…” (7 maio de 2010, em Roma).

(09) Extractos de cartas citados por el P. Martins dos Reis, en Uma vida ao serviço de Fátima, Escola Tipográfica das Missões, Cucujães. Cf. WTAF, Vol III, pp. 758-760.

(10) Cf. Camillo Bassotto, de “Venecia en el corazón”, 1990. http://www.papaluciani.com/esp/florecillas/florecillas17.htm

(11) Esas palabras hacen eco a la «versión diplomática del Tercer Secreto» que, según el periódico alemán Neues Europa, el Papa Juan XXIII hizo circular a varios jefes de estado con motivo de la crisis de los misiles: «Habrá cardenales contra cardenales, obispos contra obispos. Satanás marchará en medio de ellos y en Roma habrá grandes cambios».

(12) P. Kramer, sobre Fulda: “hubo una mujer periodista que tomó nota de todas las palabras del Santo Padre y publicó una trascripción en una revista llamada Stimme des Glaubens (La Voz de la Fe). El Vaticano nunca ha cuestionado la exactitud de las citas en ese artículo. Luego hubo un segundo testigo, un sacerdote alemán, que escribió palabra por palabra lo que dijo el Papa en esa ocasión; y más tarde dijo al Papa que había hecho eso, y el Papa se lo agradeció”.

La referencia a los océanos muestra que el Papa no solo había leído el texto del secreto con las palabras de la Virgen, sino también la visión que Lucía tuvo el 3 de enero de 1944 sobre el ángel que toca el eje terrestre, la cual no debe confundirse con el secreto revelado el 13 de julio de 1917 y que ella recién pudo escribir recién ese día. La visión sería publicada solo en 2013 por las hermanas del Carmelo de Coimbra: Um caminho sob o olhar de Maria. Coimbra, Ed. Carmelo, 2013, 493 pp.

(13) Cf. Entrevista a Mons. J. Cordes, vicepresidente del Pontificio Consejo para Laicos, en 30 Giorni de marzo de 1990. El sitio  http://forosdelavirgen.org/71141/cuando-juan-pablo-ii-consagro-el-mundo-al-corazon-de-maria-otro-consagro-a-rusia-adentro-mismo-de-rusia-13-10-19/ revela que el 25 de marzo 1984, cuando el Papa Juan Pablo II llevaba a cabo la consagración del mundo al Corazón de María, a 3.000 kilómetros de Roma, en el mismo Kremlin, un obispo eslovaco, Pavel Hnilica, enviado por la Madre Teresa, celebraba Misa clandestinamente y realizaba la Consagración con la misma oración del Papa, que llevaba escondida en las páginas del Pravda. Así fue consagrada Rusia al Corazón de María, desde el corazón del ateísmo.

La Madre Teresa le pidió una misión desconcertante: que fuera él personalmente a realizar la Consagración en el mismo Moscú y depositar una ‘Medalla Milagrosa’ en el Kremlin, en el preciso momento en el que el Santo Padre estaba Consagrando el Mundo al Inmaculado Corazón de María.

Relatado en el libro, “Madre Teresa de Calcuta: un retrato personal”, escrito por el padre Leo Maasburg.

(14) Cf. Thomas Walsh, W., Our Lady of Fatima (Nuestra Señora de Fátima).

Cf. II Pellegrinaggio Della Meravigle, p. 440. Roma, 1960. Esta misma obra, publicada bajo los auspicios del episcopado Italiano, afirma que este mensaje fue comunicado al Papa Pío XII en Junio. También, el Canonigo Barthas mencionó esa aparición en su comunicado al Congreso Mariano de Lisboa-Fátima, en 1967.

(15) En 1988 Gagnon atacaría al sacerdote sin negar la veracidad del relato y del encuentro, pero afirmando que “no era destinado para la publicación”.

(16) http://viens-seigneur-jesus.forumactif.com/t27261-le-cardinal-cordes-demolit-la-ligne-de-parti-sur-la-consecration-de-la-russie Cordes, qui a été nommé Cardinal en 2007, a depuis amplifié sa révélation avec de nouveaux faits. Tel qu’indiqué par le site One Peter Five, en visitant le Kazakhstan en tant qu’envoyé spécial papal dans un congrès Marial, Cordes a fait cette remarque :
« Voici à quel point Fatima était important pour le Saint Pape [Jean-Paul II], j’étais pour en être témoin moi-même dans une rencontre personnelle avec lui. De toute évidence, pendant longtemps, il avait traité de cette mission importante que la Mère de Dieu avait donnée aux voyants là-bas : de consacrer le monde au Cœur Immaculé de Marie. Lui-même avait fait cet acte de Consécration le 23 [sic — 25] mars 1984, lorsque la statue de Notre-Dame de Fatima était venue à Rome. Cependant, il s’est retenu de mentionner explicitement la Russie ; parce que les diplomates du Vatican lui avaient demandé urgemment de ne pas mentionner ce pays parce que d’autres conflits politiques pourraient éventuellement surgir ».

Voilà, nous l’avons ici. Mais cela, nous le savions déjà. Ce que nous ne savions pas, c’est ce qui suit que Cordes a dit : « Un peu plus tard [après l’événement du 25 mars 1984], j’ai été invité par lui pour le déjeuner. Il a parlé à un petit cercle de la façon dont il a senti cette envie à l’intérieur de lui de mentionner aussi la Russie lors de cette Consécration, mais qu’il a ensuite cédé à ses conseillers. Et il nous a dit avec un visage illuminé : ce qu’il a renoncé pour lui-même, avait néanmoins été accompli, a-t-il dit ».
« Par ses amis, il a entendu quelque chose pour lui d’important et de consolant, à savoir que certains Évêques Russes Orthodoxes avaient pris sa propre consécration du monde à la Mère de Dieu comme une occasion aussi de consacrer la Russie de manière spéciale à Marie. Quand il a parlé de cette histoire, je pouvais voir sa joie — sûrement aussi sur le fait qu’ils avaient accompli son urgent désir ; mais aussi parce qu’il avait deviné lui-même dans sa propre intuition la Volonté de Dieu ». [Soulignement ajouté
De manière incroyable, certains Évêques Orthodoxes Russes ont tenté de faire le travail du Pape pour lui, en consacrant la Russie à Marie — mais pas à son Coeur Immaculé auquel ils ne croient pas — et que ce geste représentait, pour Jean-Paul II, l’ « accomplissement » de son désir non réalisé. Mais Notre-Dame n’a pas demandé que la Russie soit consacrée par les Évêques Orthodoxes schismatiques, qui rejettent le dogme de l’Immaculée Conception de même que la primauté papale, mais plutôt par le Pape et les Évêques Catholiques afin que la Russie soit convertie et réunie avec Rome. Quoi qu’il en soit, par leur action, les Évêques Orthodoxes ont éteint la légère excuse qu’une consécration papale de la Russie créerait une offense diplomatique ou « oecuménique ». Et ainsi, 88 ans après que Notre-Dame soit venue annoncer à Sœur Luccie (en 1929) que « l’instant est venu » pour la Consécration de la Russie. Que cette Consécration sera finalement faite est certain, comme Notre-Dame elle-même a promis aux voyants : « À la fin, Mon Cœur Immaculé triomphera. Le Saint-Père Me consacrera la Russie qui sera convertie, et une période de paix sera accordée au monde ». Ce qui est loin d’être certain, c’est ce qui restera de l’Église et de la civilisation quand toutes les excuses perverses et les faux-fuyants auront pris fin et que l’acte sera finalement réalisé.

Ces propos du cardinal Cordes confirment ce qu’avait dit quelque temps auparavant le père Gabriel Amorth, exorciste du diocèse de Rome. En effet, en décembre 2015, il avait confié à Life Site (lifesitenews.com) : «La consécration n’a pas encore été faite. J’étais là le 25 mars 1984, sur la place Saint-Pierre, au premier rang ; je pouvais pratiquement toucher le Saint-Père. Jean-Paul II voulait consacrer la Russie, mais son entourage ne le voulait pas, craignant de contrarier les orthodoxes. (…) Lorsque Sa Sainteté, à genoux, a consacré le monde, il a ajouté une phrase qui ne figurait pas dans la version distribuée, disant consacrer « spécialement les nations dont vous avez vous-même demandé la consécration ». Par conséquent, cela comprenait indirectement la Russie. Cependant, la consécration spécifique n’a pas encore été faite. On peut toujours la faire. Je dirais même : elle sera certainement faite».

(17) INFOVATICANA, 19 Mayo, 2017.Original en: http://voiceofthefamily.com/breaking-cardinal-burke-calls-for-consecration-of-russia-to-immaculate-heart-of-mary/ discurso en ‘Rome Life Forum’ sobre “El Secreto de Fátima y una Nueva Evangelización”.

(18) Cf. La edición de Agosto de 1987 de Para Ti  Argentina.

(19) http://crc-resurrection.org/liens-utiles/archives/il-est-ressuscite/no-144-octobre-2014/soeur-lucie-biographie-officielle-complot-contre-messagere-du-ciel/. Comme nous le dénoncions comme le rédacteur des lettres “ apocryphes ”, il disait en confidence à l’abbé Laurentin  : «  Il n’est pas bon de mêler Lucie à ces controverses sur la consécrationBien des choses pourront être dites plus clairement après sa mort.  » (ibid.) http://www.fatimacrusader.com/cr94/pg38.pdf.

(20) Cita completa del Prof. Roberto de Mattei: “Entre 1989 y 1991, el imperio del mal soviético se desmoronó en apariencia, pero la desaparición de su envoltorio político permitió una difusión más amplia del comunismo en el mundo, difusión que tiene su núcleo ideológico en el evolucionismo filosófico y el relativismo moral. La filosofía de la praxis, que según Antonio Gramsci sintetiza la revolución cultural marxista, se ha convertido en el horizonte teológico del nuevo pontificado, trazado por teólogos como el cardenal alemán Walter Kasper y el arzobispo argentino Víctor Manuel Fernández, inspirador de la exhortación apostólica Amoris Laeititia”.

(21) Cf. Revista Jesús, p. 79. P. Kramer: “Ahora, es obvio que la visión del “obispo vestido de blanco” está lejos de contener, en forma lo suficientemente explícita, por sí misma –sin ninguna palabra explicativa de la Virgen María– los elementos de la Sagrada Escritura y de las “muchas otras apariciones Marianas que el Papa actual aludió cuando era aún el Cardenal Ratzinger. Verdaderamente, ninguna de las apariciones marianas reconocidas incluye una visión del Papa siendo ejecutado fuera de una ciudad semi-destruida. Así, nosotros ya sabemos que algo más grande está faltando en la revelación del Vaticano de junio de 2000”.

(22) Reportado en Catholic World News, 11-10-2001.

(23) (Cit. en Mensagem de Fátima, febrero de 1985, publicado por el P. Messias Coelho)

(24). Oddi, en la misma entrevista (Il Sabato de 17 de marzo de 1990): “Cuidado, siempre he pensado que una mentira como el Comunismo no podía durar tanto. No se puede tener en la esclavitud permanente a millones de Hombres en nuestro tiempo. Por eso no he creído que el Comunismo fuese una amenaza total para la Iglesia. Como si lo es el Islam. Así, el Islam donde ha llegado no se ha ido más y el país islamizado no puede ser más convertido. Nuestra África de San Agustín, perdida; Turquía, donde San Pablo ha hecho tantas maravillas, perdida; el Medio Oriente, perdido por ello. El Islam es para mí el peligro número uno para la Iglesia.”

(25). (Comunicación personal al Profesor Baumgartner en Salzburgo, Austria, citado en el periódico Catholic, marzo de 2002).

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

2 Comments

  • MENSAJE DEL DIA 3 DE MAYO DE 1986
    EN PRADO NUEVO DE EL ESCORIAL (MADRID)

    Alrededor de las ocho de la mañana del primer sábado, día 3 de mayo de 1986, Luz-Amparo Cuevas, terminando de rezar los quince misterios del santo Rosario en Prado Nuevo de El Escorial, ha recibido de la Santísima Virgen el siguiente mensaje:
    Hija mía, sigo haciendo llamadas de urgencia a la oración. También quiero que escuchéis mi voz y que dejéis a mi Hijo que viva en vosotros para que El os conduzca vuestra vida.
    Gritad a los pueblos que Cristo tiende la mano a todo el ser humano para sacarlo de la ciénaga del pecado. (Pausa.) Es preciso la oración, hijos míos, para estar siempre con Nosotros. (Pausa.) Muchos de los que habéis llegado a este lugar estáis cambiando vuestras vidas por un camino recto y seguro para ir a Jesús. Seguid adelante, hijos míos; no os acobardéis, que, si antes habéis cerrado vuestros oídos a mis palabras, ahora estáis a tiempo. Estáis en el rebaño de mi Hijo. No os salgáis de él! Ahí estáis seguros, hijos míos, porque Cristo es la Luz, y donde hay luz no existe la tiniebla.
    Os pido, hijos míos, que obréis en la Palabra de Dios y que habléis en la Palabra de Dios a todos aquellos que están fuera de mi rebaño, para que participen de estas gracias que día a día derrama mi Corazón. (Pausa.)
    Orad, hijos míos, para fortificar vuestro espíritu. (Pausa.) Todo el que sigue el camino del Evangelio recibirá una gran recompensa. Yo estoy con vosotros y nunca abandono a aquellos que vienen a Mí. (Pausa.) Quiero, hijos míos, sacaros de la esclavitud del pecado. Vuestra vida depende de un hilo, hijos míos. Por eso os pido: Dejaos conducir por Cristo, que El es el camino seguro y recto. Y no escondáis la luz bajo el celemín; sacadla, que todos la vean; y hablad por todos los pueblos. Gritad que Cristo los ama, y Cristo los espera a todos.
    Grandes calamidades, hija mía, van a caer sobre la humanidad, porque muchas almas cierran sus oídos a mi llamada. (Pausa.) Sigue hablando, hija mía, porque aquellos corazones endurecidos se están ablandando.
    TU MISION EN LA TIERRA ES AYUDAR A LAS ALMAS, HIJA MIA.
    Yo quiero, claro. ¡Ay! Quiero ayudarlas; pero si se dejan ayudar. Pero yo también quiero que me ayudes. ¡Ayyy….
    No puedo hacerte feliz, hija mía. Tu misión no es ser feliz en la tierra. Tu misión es sufrir para salvar a las almas. Pero te prometo que no te haré feliz aquí; pero te haré feliz toda una eternidad.
    Bueno, pero es que cuesta. ¡Ay, lo que cuesta…!
    NO SE HACE LO QUE YO HE PEDIDO, HIJA MIA. ¡ESPAÑA SERA CASTIGADA! HE PEDIDO QUE EN ESTE LUGAR SE CONSTRUYA UNA CAPILLA EN HONOR A MI NOMBRE Y QUE SE VENGA DE TODOS LOS LUGARES DEL MUNDO A MEDITAR LA PASION DE CRISTO QUE ESTA OLVIDADA, HIJA MIA.
    Muchas almas consagradas se han desviado del camino de la oración y del sacrificio. No son pastores de almas; son destructores de almas.
    Grita que NO ROBO ALMAS DE LA IGLESIA; QUE LLEVO ALMAS A LA IGLESIA. (Pausa.) QUE ME MANIFIESTO EN MUCHOS LUGARES PARA QUE LAS ALMAS VAYAN A LA IGLESIA A CUMPLIR CON LOS MANDAMIENTOS. Pero que ellos mismos quieren confundir mis palabras.
    Grita a los sacerdotes que sean pastores de almas; que están tibios muchos de ellos y se abandonan en la oración y en el sacrificio. Que se ocupen de su ministerio. (Pausa.) Que los quiero pastores de mi Iglesia santos, para llamar a mi rebaño y conducirlo por el camino de la caridad, de la fe, de la pureza, de la humildad y de la esperanza. Que hablen de Cristo y que prediquen el Evangelio. Que hacen sufrir mucho a mi Corazón. Y ¡ay de aquellos que cierran sus oídos a mis llamadas, hijos míos!
    Besa el suelo, hija mía. (Pausa.) Besando el suelo se salvarán muchas almas. Cuando alguien te grite que es de fanáticos, mi Hijo besaba el suelo diariamente. ¡Siendo el Hijo de Dios! No te avergüences de besar el suelo, hija mía, por la salvación de las almas.
    Bebe unas gotas del cáliz del dolor. (Pausa. Tos. Ay! Angustia de Amparo.) ¿Está amargo, hija mía? Mi Corazón siente esta amargura cuando mis almas consagradas no son fieles a mi Hijo, y mi Corazón ¡los sigue amando! Besa el suelo, hija mía, en reparación de todos los pecados de las almas consagradas. (Amparo besa el suelo y mucha gente con ella.) Y ámalos mucho, hija mía. Sacrifícate por ellos.
    Mis mensajes van a ser muy cortos de ahora en adelante. Os recordaré la oración y la penitencia. Pero estaré presente, hija mía, seguiré presente porque cl mundo sigue obstinado en los placeres y en los pecados. Por eso, hijos míos, porque os amo, no puedo dejaros solos. Tengo que derramar gracias sobre vuestros corazones para alentaros y para fortificaros. (Pausa.)
    Hablad mucho, hijos míos, que las almas vayan al templo de Cristo y que laven sus pecados en el sacramento de la Penitencia. Que el tiempo se acaba. Que quiero salvar a todas las almas. Y seguir adelante fuertes, hijos míos. Y pedid a vuestra Madre, que Ella no os abandonara.
    YO SOY EL CAMINO PARA IR A MI HIJO, Y TODO EL QUE VENGA A MI, IRA A CRISTO.
    Tú, hija mía, ya te he dicho que no te puedo dar la felicidad en este mundo; pero, si eres fiel, la felicidad será eterna; porque vas a sufrir mucho físicamente. PARA LAS ALMAS QUE MI HIJO ESCOGE VICTIMAS NO EXISTE LA FELICIDAD DEL MUNDO. LA FELICIDAD ESTA EN NOSOTROS! Sigue amándonos y fortifícate en la oración y en el sacrificio, hija mía; y déjate conducir por mi Hijo, que mi Hijo es el Camino, la Verdad y la Vida; y todo el que crea en El vivirá eternamente.
    AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS. SED TODOS UNOS, hijos míos, que estoy muy orgullosa porque veo que vuestros corazones ya no son bloques de hielo. Tenéis fuego y se está derritiendo ese hielo en amor hacia Cristo, hijos míos.
    SED FUERTES EN EL AMOR DE CRISTO; VALIENTES PARA NO NEGARLE. Y pedid mucho al ángel de la Paz porque el mundo está en peligro y grandes calamidades, grandes catástrofes caerán sobre él.
    Hace muchos años pedí por la conversión de Rusia. Pero NO SE HACE LO QUE YO PEDI…
    PIDO LA CONSAGRAClÓN A RUSIA PARTICULAR.
    Y estad unidos al Papa, hijos míos, al Vicario de mi Iglesia, al representante de Cristo en la tierra. Sufre mucho, hijos míos, porque le rodean lobos revestidos con piel de cordero. Pedid mucho por él, hijos míos. ¡Mi Corazón le ama tanto…! (Pausa.) Sed muy humildes.
    Y PROMETO QUE TODO EL QUE PISE ESTE LUGAR RECIBIRA GRACIAS ESPECIALES, PORQUE MIS ANGELES ESTAN CUSTODIANDO ESTE LUGAR.(Pausa.)
    Levantad todos los objetos, hijos míos, todos van a ser bendecidos.
    CONSERVAD VUESTRO CUERPO, HIJOS MIOS, COMO SAGRARIO LIMPIO PARA QUE MI HIJO PUEDA ESCONDERSE EN EL, HIJOS MIOS. SED MUY PUROS, MUY PUROS Y MUY HUMILDES.
    AMAD MUCHO A LA IGLESIA Y AMAD A VUESTRA MADRE; QUE VUESTRA MADRE OS AMA CON TODO SU CORAZON. (Pausa.)
    Os bendigo, hijos míos, como el Padre os bendice, por medio del Hijo y con el Espíritu Santo.
    Adiós, hija mía.
    Adiós, hijos míos. ¡Adióooos!
    (La inmensa multitud aclama emocionada: «;Adiós, Madre…!»)
    Este mensaje, grabado por la mañana en cinta magnetofónica ha sido escuchado con emocionada atención, terminado el rezo del santo Rosario, por incontable gentío procedente de las más apartadas regiones de España y del extranjero. Llama gratamente la atención el canto del pajarito que nos transmite la cinta magnetofónica al comienzo de este mensaje.

  • Creo que fue en Filadelfia y no en Pensylvania donde el Papa Juan Pablo II, siendo cardenal dijo lo que estamos viviendo ahora. Evangelio y antievangelio. Iglesia y anti-iglesia. De hecho al ser usurpado el trono sagrado con la ayuda de la mafia S. Galo, en todos los colectivos eclesiales han surgido divisiones. Toda la Iglesia está dividida. Unos a favor del papa legítimo B-XVI y la mayoría sin aportar ni una sola prueba, solo basándose en las apariencias, a favor de Bergoglio. Todos ellos seguidores de Bergoglio tienen un serio problema, porque cuando surja el Cisma con la abolición eucarística descrita por el profeta Daniel, tendrán que elegir entre la verdadera Iglesia y la falsa. Entre la verdadera Eucaristía y la falsa misa. Y quienes se equivoquen posteriormente serán sellados con el sello de la bestia 666, y se condenarán.
    Apocalipsis 13 y 14.

Leave a Comment