Actualidad Nuestros Artículos

FRANCISCO SE HIZO EL TONTO

Desde que este pasado domingo, 26 de agosto, saltó la noticia de la carta del Arzobispo Carlo Maria Viganò, ex Nuncio Apostólico en los Estados Unidos, en la cual acusa a Francisco de encubrir al cardenal McKarrick de múltiples actos de depredación homosexual, no tanto de pedofilia sino de efebofilia (1), mi cabeza no ha parado de darle vueltas a este doloroso tema, y, aunque mi deseo era ponerme a escribir con prontitud, extrañamente algo me hacía pensar en reposar un poco la gravísima noticia, porque no ha habido, a mi entender y hasta el momento, acusación tan grave contra Bergoglio en estos cinco años y medio desde su subida al Trono de Pedro. Era, para mi, momento de reposar y de escribir con calma todo lo que llevaba en mi cabeza.

Quienes llevamos años anunciando y denunciando las barbaridades de Bergoglio, sabemos lo duro que es enfrentar esta situación día a día: se pierden amigos, se te tilda de cismático, de desobediente al papa, de mal católico, ciertos sacerdotes te mandan callar por decir las cosas que dices de Francisco, aun aportando las pruebas de fuentes fidedignas  y  alientan a otros católicos no leer ninguna de nuestras publicaciones, porque según ellos no son católicas “al denunciar falsedades sobre Francisco”, etc. En fin, sufrimos y mucho con todo lo que aquí hemos escrito, pero el amor a la Iglesia y a los hermanos en la fe nos impiden hacer otra cosa que proclamar la verdad, pese a quien pese. Por eso, cuando pude leer entera la carta de Monseñor Viganò, supe desde el principio que este prelado no mentía. ¿Cómo puede mentir alguien que sabe que, tras lanzar semejante bomba, va a ser perseguido y vituperado hasta la saciedad por todos los partidarios incondicionales de Francisco? ¿Cómo va a mentir un alto cargo eclesiástico  si supiera que Francisco le puede contradecir con cualquier prueba en su contra? ¿No sería de un absurdo demencial hacer este paripé y quedar en el más vergonzoso ridículo, cuando no,  estigmatizado de por vida, plagado de desprecios , descréditos y persecuciones? ¡Esto no lo hace este buen hombre ni de broma si fueran mentira sus afirmaciones! pensé yo para mis adentros. Además, aportando tantos datos y tantos nombres de personajes concretos que a partir del momento de hacerse pública la noticia iban a ser implacables con él. Es digno de creer todo, y ya son varios los prelados que se suman a hacerlo, como el obispo Thomas J. Olmsted, Monseñor Di nardo, Monseñor Schneider, Monseñor Burke,  Monseñor Strilckland.

Pues bien, por si no fuera poco y para acabar de convencerme más de que todo esto que denunciaba Viganò es cierto, me bastó ver el papel de “víctima” de Francisco durante la ya famosa rueda de prensa a que nos tiene acostumbrados, o mejor dicho, asustados, a todos los católicos cuando regresa de alguno de sus viajes. Curiosamente, su locuacidad, por esta sola vez, no salió a relucir en el aire y afirmó que no iba a decir nada al respecto, para que “juzgáramos por nosotros mismos”. Pienso en tantas intervenciones gravísimas en circunstancias parecidas y que tanto daño han hecho a los fieles sencillos, como la famosa y tan traída y llevada frase del “Si uno es gay y busca al Señor, ¿quién soy yo para juzgarlo”? Esa frase viene mucho a cuento ahora, con tantos escándalos sexuales dentro de la Iglesia y ya perfilaban, para muchas personas atentas, quién era Francisco. Pero ¿por qué ahora calla y no se defiende, si es que realmente es inocente de los cargos que se le imputan y si en verdad tiene pruebas para hacerlo, delante de todos los millones de católicos que estaban expectantes de saber lo que diría al ser interrogado sobre este affaire, que estalló justamente durante los días de la mal llamada Jornada Mundial de las “Familias”, un evento promotor de la homosexualidad?  ¿No puede aportar algún dato que desmienta un solo renglón de la carta de más de 13 páginas? Es curioso como todos estos años ha llenado su boca de “no juzgar” pero ahora nos manda a juzgarle a nosotros mismos… sospechoso su doble rasero, cuanto menos. En propias palabras de Francisco, blasfemando a Cristo cuando dibujaba en el suelo al ser acusada ante él la mujer adúltera, cuando dijo en italiano aquello de que “Jesús se hizo el scemo“, en español, “se hizo el tonto”. Esta vez es él quien realmente se hace el tonto y juega a que no sabe nada de lo que se le acusa y de este modo trata de confundir y engañar nuevamente a los sencillos, blindándose en su aparente humildad e indefensión, dejando que le juzguen los demás, tratando, inútil e infamemente, de emular a Cristo cuando no abrió la boca, inocente como era, siendo llevado como cordero manso al matadero.

Ante el convencimiento de que quienes hablamos abiertamente no somos masoquistas ni nos gusta ser vapuleados, ante la seguridad que nos da el haber compartido con nuestros lectores muchas noticias duras de pelar, pero ciertas, uno sabe sobradamente que estas cosas no se hacen porqué sí. Solo se hacen  por la convicción que implica conocer la verdad y darla a conocer a otros. Por todo ello, creí inmediata y totalmente en la veracidad de las palabras de Monseñor Viganò y en absoluto me creí el teatro protagonizado por Francisco en el vuelo de regreso a Roma.

Mientras pensaba estas cosas estos dos días de reflexión, llega a mi whatsapp esta madrugada la primicia editada por el  National Catholic Register en la cual se confirmaría que el contenido de la carta de mons. Viganó es verdadero. Benedicto XVI es el protagonista de la noticia de la que se hace eco en español el portal Dominus Est. Extracto algunas partes del artículo:

“Benedicto confirmó la afirmación de que actuó durante su mandato para disciplinar al ahora ex cardenal Theodore McCarrick en respuesta a acusaciones de abuso sexual.” “Según los informes, Benedicto no puede recordar la naturaleza exacta del castigo que impuso a McCarrick, pero recuerda haber instruido al cardenal Bertone, su entonces Secretario de Estado, para que impusiera “medidas” contra el cardenal, en respuesta a las acusaciones contra él de depredación homosexual contra seminaristas y adolescentes.”

Pueden leer la noticia en español y en inglés en los enlaces que he compartido arriba. Las fuentes son totalmente fiables. Cabe esperar qué acontecimientos se darán a partir de este momento, pero estas declaraciones vienen a darle todo el peso a la carta de acusación a Francisco y eso no es cualquier cosa. Creo que estamos en una etapa crucial como no la hemos vivido en estos cinco años y medio, y no será que no se hayamos vivido momentos muy crudos como los del famoso Sínodo de la Familia, con la exhortación Amoris Laetitia, las Dubia, y tantas y tantas cosas que no cabrían en una enciclopedia y que ya está de más traer a colación, pues las hemos comentado sobradamente en nuestra página. Ciertamente, esto ha rebasado todo lo vivido hasta el momento y es hora de una buena reflexión por parte de aquellos católicos que por activa y pasiva han cerrado los ojos a la verdad, que aunque durísima, es la que es y Dios la permite para purificación de los suyos y de su Iglesia.

Ya lo último que comento y que me llama poderosamente la atención es que Monseñor Viganò ha tenido que huir. Así lo afirma el siguiente artículo de la página religionlavozlibre que no deben dejar de leer para entender lo expuesto aquí. Un documento excepcional que revela secretos increíbles de cómo Monseñor Viganò decidió hacer pública la carta con una ayuda insustituíble. Extracto algunos párrafos del mismo que no tienen desperdicio:

“Monseñor dice: “Tengo setenta y siete años, estoy al final de mi vida. No me importa el juicio de los hombres. El único juicio que importa es el del Buen Dios . Me preguntará qué he hecho para la Iglesia de Cristo y quiero poder responder que la he defendido y servido hasta el final “.

“Monseñor, ¿sabes lo que van a decir?”, Que quieres vengarte, que estás atormentado por el resentimiento de haber sido despedido de la gobernación y otros eventos. Que eres el cuervo que sacó los papeles de Vatileaks. Dirán que eres un inestable, así como un conservador del peor tipo “.

“Lo sé. Pero no me importa. Lo único que me importa es sacar la verdad a la superficie, para que pueda comenzar una purificación. En el punto donde estamos no hay otra salida”.

Creo que más claro, agua. Esperamos que empiece, seriamente, la purificación anhelada, por el bien de los millones de católicos que somos en todo el mundo.

¡Maranatha! ¡Ven, Señor Jesús!

Montse Sanmartí.

(1) Efebofilia: Es el interés sexual o atracción hacia los adolescentes o jóvenes ubicados en el desarrollo sexual o adolescencia media y tardía, se extiende usualmente entre los 13 a 19 años de edad.

About the author

mm

Montserrat Sanmartí Fernández

Católica. Casada y madre de 10 hijos. Implicada desde 2009 en la defensa de la vida a través de CIDEVIDA. Delegada de Sanación Postaborto en el Viñedo de Raquel en España. Escribo por vocación como inquietud de llamada interior y deseando cumplir desde mi pequeñez el mandato que Cristo nos dio: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura". Ya no hay excusas. Se puede evangelizar en todo el mundo, sin movernos de nuestra casa. Todo sea a mayor gloria de Dios y salvación de las almas.
montse.sanmarti@comovaradealmendro.es

.

7 Comments

  • Dios permita un verdadero dicernimiento. Es el momento. Que hablen los que se han comportado como perros mudos. A veces me pregunto si por cosas de Dios se acabara la mafia cardenalicia que al parecer eligio en el conclave a Francisco, y se eligiera a un papa ortodoxo, respetuoso de la tradicion de la iglesia, entonces todos los que siguen a francisco como borregos ciegos que no conocen la verdadera obediencia ¿entrarian en cisma contra el nuevo papa (digamos que sea un Rober Sarah por ejemplo)? Dios nos bendiga y nos acompañe en este valle de incertidumbres.

  • Muy apreciada señora Sanmartí,

    Lo que más me llamó la atención -de esta, su publicación-, es el comentario final de Monseñor Viganò ante la última de las preguntas que se le hizo (al menos en el presente artículo):

    “Monseñor, ¿sabes lo que van a decir?”, Que quieres vengarte, que estás atormentado por el resentimiento de haber sido despedido de la gobernación y otros eventos. Que eres el cuervo que sacó los papeles de Vatileaks. Dirán que eres un inestable, así como un conservador del peor tipo “. (SIC)

    “Lo sé. Pero no me importa. Lo único que me importa es sacar la verdad a la superficie, para que pueda comenzar una purificación. En el punto donde estamos no hay otra salida”. (SIC)

    Y me llama la atención porque la inmensa mayoría del clero, NO están advirtiendo al mundo católico y no católico que estamos viviendo en el tiempo en que -tal vez, y digo solo tal vez-, miles de Santos, Místicos y Doctores de nuestra amadísima Iglesia hubieren querido vivir: LA GLORIOSA SEGUNDA VENIDA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

    Dios tiene sus tiempos (que ciertamente no son los del hombre), Dios escoge a sus soldados más fieles y valientes para el avance en la batallas y que sabe libran el mejor de los combates.

    Monseñor Viganò, deja claro que YA “pueda comenzar una purificación”, que todo buen cristiano sabe su significado: El amoroso designio del Padre, pero también JUSTO para evitar que se sigan perdiendo más almas por las que inmoló a su propio Hijo, -Nuestro Señor Jesucristo-, a fin de redimirnos con su Preciosísima Sangre derramada en el Calvario.

    Es una misión u apostolado de todos los laicos advertir que debemos hincar rodilla tomando Rosario en mano y Cruz en todo nuestro cuerpo (santuario del Espíritu Santo) y unirnos a ese combate espiritual que se está librando con claro reflejo en la materialidad de este mundo cada día más y más perdido, ofensivo, apóstata y blasfemo.

    No hace falta ser teólogo -y menos “modernista”-, ni exegeta, profeta ni elegido por Dios para saber que las señales a que Jesucristo, nuestro amado Redentor nos indicó estar alerta; Y TODAS SE ESTÁN CUMPLIENDO.

    Así que -como usted- me uno al clamor de Cielos y tierra: MARANATHÁ

  • Posiblemente la táctica de Francisco sea conseguir que la Iglesia pase a la clandestinidad o la catacumba, porque además se trata de un problema antiguo que involucra cientos y cientos de sacerdotes en Estados Unidos y si ni habla no es que va quedar desamparado él, póbrecito, es que va a dejar desamparada a la Iglesia como institución frente a las autoridades públicas que van a aprovechar para presentarla como enemiga de la sociedad. Es decir nos jugamos una persecución, si no hay reacción y si hacemos como con la Dubia. Además ¿No había dicho francisco que había que tener tolerancia cero con los depredadores sexuales? ¿Porque no empieza él dando ejemplo con su abdicación, como hizo Benedicto XVI?

  • Ojo al dato: los progresaurios siguen cerrando filas en torno a Francisco advirtiendo de lo que sin rubor alguno por su parte llaman “conspiración del miedo y de lo más reaccionario de la jerarquía católica contra el ‘profeta’ Bergoiglio, empeñado en la renovación a la luz del Evangelio de la Esposa de Cristo”.

    Sí: los mismos que durante décadas se dedicaron al poco edificante deporte de lanzar toda clase de injurias y de dardos envenenados contra los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI -los acusaban de reaccionarios, integristas, conculcadores del Concilio Vaticano Segundo y de otras memeces, por no decir gilipolladas o progregilipolladas-, cierran filas ahora en torno a Francisco, a quien consideran “uno de los nuestros”, el papa que por fin Dios permite para su Iglesia.

    La inmensa mayoría de los progresaurios son partidarios del marxismo cultural: ideología de género, feminismo de la tercera ola, aborto, laicismo a calzón caído, globalismo… Desde luego, con todo respeto pero con igual claridad les digo a ustedes, progresaurios: ustedes han perdido la vergüenza,la dignidad, el oremus, el amor a Cristo y a su Iglesia, la caridad con el hermano…

Leave a Comment