Actualidad Nuestros Artículos

IMPRESCINDIBLE POWER POINT-RECOPILACIÓN SOBRE FÁTIMA, padre Víctor Agustín Sequeiros

“Queridos lectores y amigos de CVA.

Lo prometido es deuda. Tal y como os lo anunciamos cuando publicamos la primera parte de la monumental investigación realizada por el padre Víctor Agustín Sequeiros sobre Fátima (editada por el padre Olivera Ravasi), procedemos ahora a colgar en nuestra web el powerpoint completo delamisma, que cualquiera de ustedes podría usar para su uso personal (citando la fuente, claro), junto con un pdf con las cuatro partes ya unidas, tal y como las hemos ido publicando en cada una de las cuatro entregas en que dividimos la investigación.

Somos muy conscientes de que el mensaje de Fátima aún no ha concluido: están aún inéditas las palabras de la Virgen comentando la visión del tercer secreto que, según todas las pistas e indicios que aportamos, se refieren a la gran apostasía de la Iglesia, a la infiltración de la masonería hasta el vértice de la Iglesia, a una gran guerra iniciada por Rusia y a un gran castigo cósmico para la humanidad, con carácter previo a la Parusía del Señor.

Estos meses que vivimos aún son de misericordia pero pronto se desatará la ira divina en justa retribución por los enormes pecados que comete la humanidad.

Ante esta dura realidad, consagrémonos todos al Inmaculado Corazón de María y vivamos esa consagración permaneciendo en gracia, y hagamos también que nuestros seres queridos, familiares y amigos hagan lo propio. Y convirtámonos todos de nuestros pecados con toda sinceridad, confesándolos regularmente al sacerdote y proponiendo realmente enmendarnos. Acordémonos de la parábola de las Vírgenes necias y no seamos una de ellas, viviendo en pecado mortal, porque cuando menos lo esperemos moriremos o vendrá el Señor.

Sería una estupenda labor de evangelización que cada cual pudiera proyectar este powerpoint en reuniones familiares (o no), para que más gente conozca el ultimátum que nuestra Madre, la Virgen Santísima del Rosario, vino a darnos en Portugal hace cien años.

Al final, su Inmaculado Corazón triunfará.

¡Ven,Señor Jesús!

El Equipo de Comovaradealmendro”

FÁTIMA I: LAS APARICIONES

FÁTIMA II: LA INTERVENCIÓN CELESTIAL EN LA HISTORIA MODERNA

Fátima III: El Secreto y la Apostasía

FÁTIMA IV (Y FINAL) LAS VÍSPERAS DE LA TRIBULACIÓN

Pueden acceder al texto-resumen y fotos del artículo en formato Power Point clicando el siguiente enlace:  Fátima Power Point. 

About the author

mm

Como Vara de Almendro

[email protected]

.

1 Comment

  • Apariciones de la Virgen en El Escorial

    14-06-1.981-(V. Maria)
    El castigo está muy próximo, será el juicio de las naciones. El dia del creador. Si no hacemos caso no habrá trabajo, habrá muchas miserias, sobre todo en España. Los que estén en gracia de Dios que no teman, no les afectará en nada el castigo que enviará el Señor.

    06-07-1.981-(J+)
    Voy a ser Yo el que va a mandar el castigo a toda la humanidad desagradecida. Los que estén con Dios y la Santísima Virgen que no tengan miedo, no les afectará, pero para los que no quieran estar en gracia de Dios será espantoso.

    28-07-1.981-(V. Maria)
    Diles que si no escuchan lo que les digo, en el mundo habrá un castigo como nunca se ha visto, y antes que en ningún sitio en España. Pedid por el Papa y por la paz de España, como no cambie España será castigada.

    25-09-1.981-(V. Maria)
    El castigo será el día… Las moradas de mi Hijo están casi vacías, las del enemigo están llenas.

    23-10-1.981-(J+)
    Díselo a todos, que no van a tener tiempo de arrepentirse. Que el Padre Eterno va a mandar su ira de un momento a otro; que se arrepientan. Díselo, hija mía, a todos. Que el Hijo de Dios bajará en una nube no tardando mucho y mandará a sus ángeles que sieguen la mies seca de la tierra que no da fruto; que sus escogidos estén preparados; que no hagan caso del enemigo. Sí, hija mía, diles a todos que se conviertan, que el día del juicio bajaré como juez, no como amigo, porque ya les estoy dando oportunidades; que las cojan, que no dejen para mañana lo que puedan hacer hoy; que se den cuenta de que los mil años de la bestia se han cumplido; que Satanás está entre los cuatro ángulos de la tierra, hija mía, para apoderarse de almas para la guerra. Diles a todos que procuren estar el día del juicio apuntados en el libro de la vida. Díselo a todos, que no quiero que se condenen, que mi Madre está sufriendo mucho por todos ellos. No puedo soportar que mi Madre sufra; está constantemente sufriendo, llorando. No se podrían meter en ningún envase las lágrimas que derrama mi Madre diariamente por todos vosotros. Que se arrepientan antes que llegue la hora del castigo, que la lucha será horrible. Díselo a todos, hija mía, luego que no digan que no aviso que se arrepientan, que confiesen sus pecados, que procuren estar a mi derecha el día de mi venida; que será horrible ir con el enemigo, hija mía. Diles a todos que se arrepientan y que pidan perdón al Padre Eterno, que el Padre Eterno está esperándolos a todos.

    20-11-1.981-(J+)
    Diles a todos que no hacen caso de los mensajes de mi Madre, ni de sus súplicas; pero que sepan todos que el castigo está muy cerca; que sepan todos también, que es mi Madre la que está sujetando ese castigo con sus lágrimas, con sus dolores. Todo lo está sufriendo por todos sus hijos, dando sus avisos, porque no quiere que se condenen; pero no le hacen caso. Diles a todos, hija mía, que el tiempo pasa y los hombres no cambian, que siguen cometiendo pecados sacrílegos y crímenes. No quieren salvarse, hija mía, son unos ingratos; diles que el juicio de las naciones está muy cerca; diles a todos que hagan oración, que confiesen su culpabilidad, que se arrepientan, que Dios va a castigar a toda la Humanidad; dará castigo como jamás se ha visto; que pidan perdón a Dios, que hagan oración, que el Padre Eterno está esperándolos; que se arrepientan de sus culpas, que en el mundo va a haber grandes desgracias y en varias naciones habrá grandes terremotos. Este es un castigo del Cielo, hija mía; están abusando de la misericordia de Dios. Que se arrepientan, que estamos avisando constantemente; que mi Madre santísima se está apareciendo en muchas partes y está dando mensajes para que se difundan por todo el mundo; y no le hacen caso.
    Dios va a castigar a toda la humanidad. Este es un castigo del cielo.

    18-12-1.981-(J+)
    El castigo está muy cerca. ¿De qué forma se van a purificar el mundo y mi Iglesia?
    Estoy dando muchas oportunidades y voy a arrancar de cuajo toda la mala hierba y preparar un renacimiento esplendoroso para el triunfo de mi misericordia.
    Daos cuenta de que Dios Padre va a enviar dos castigos muy grandes. Uno en forma de guerra, revoluciones y peligros revolucionarios. Y el otro enviado por el Cielo: Vendrá sobre la Tierra una oscuridad intensa que durará tres días y tres noches. Nada será visible; el aire se volverá pestilente y nocivo, y dañará, aunque no exclusivamente a los enemigos de la religión; durante los tres días de tinieblas la luz artificial será imposible; sólo las velas benditas arderán durante estos días de tinieblas; los fieles deberán permanecer en sus casas rezando el santo Rosario y pidiendo a Dios misericordia.
    Todos los enemigos de la Iglesia, visibles y desconocidos, perecerán en toda la Tierra durante esta oscuridad universal con excepción de algunos que se conviertan.
    Cuando esto suceda San Pedro y San Pablo intervendrán para elegir un nuevo Papa. Mira (Aquí, Amparo ve la Tierra envuelta en llamas, muchos muertos y la mayor parte de los edificios hundiéndose), se verá la Tierra en- vuelta en llamas, se hundirán numerosos edificios de la tierra y el cielo parecerá que está agonizando. Millones de hombres morirán por el hierro; unos en guerra, otros en lucha, otros millones perecerán de muerte imprevista. Esto ocurrirá cuando parezca que la Iglesia ha perdido los medios humanos de hacer frente a la persecución.
    Date cuenta, hija mía, de que la ira de Dios Padre tiene que descargar muy pronto porque el Padre Eterno está muy enfadado. No hacen caso y el cáliz se está derramando, está lleno hasta el borde. Descuidan la oración en la Iglesia algunos obispos, algunos sacerdotes; algunos de los ministros de Cristo no tienen fe. Por eso vendré mandado por mi Padre Celestial, haré un acto de justicia y de misericordia hacia los justos. Ordenaré a mis ángeles que todos mis enemigos sean muertos; de momento los perseguidores de la Iglesia de Cristo y todos los hombres dados al pecado perecerán; la Tierra quedará como un desierto.
    Entonces será la paz y la reconciliación entre Dios y los hombres. Yo seré servido, adorado y glorificado; la caridad brillará por todas partes; los nuevos reyes serán el brazo derecho de la Iglesia. El Evangelio será predicado por todas partes y los hombres vivirán en el temor de Dios. Mi santa Iglesia será fuerte, humilde, piadosa, pobre, celosa imitadora de las virtudes de Jesucristo; pero hay que pedir, hay que rezar mucho para que se den oportunidades a más almas, que pidan perdón de sus pecados, que hagan penitencia.

    15-01-1.982-(V. Maria)
    Cuánto odia el demonio las plegarias de vuestra Santa Madre! Daos cuenta de que para ser salvados hace falta rezar. Lo que más cuesta es rezar el santo Rosario. Lo que más os cuesta a vosotros y lo que más me agrada a Mí. Sed constantes en la oración, hijos míos. Seguid extendiendo las plegarias de vuestra Madre, por lo menos, a ver si podemos salvar la tercera parte de la humanidad; y seguid luchando, hijos míos, daos cuenta de que la humanidad está en un gran peligro y que el Padre Celestial quiere mandar sobre los hombres su justicia y esta vez castigará mucho más severamente que cuando castigó con el diluvio. Los grandes perecerán, porque ante los ojos de los hombres son grandes, pero ante los ojos de Dios son miseria; son fariseos hipócritas que están engañando, arrastrando muchas almas al pecado; y de eso recibirán su justicia, su merecido. Dios los castigará muy severamente porque tienen doble pecado. ¡Qué pena, hija mía, qué pena de Humanidad! Están vacíos, no piensan nada más que en divertirse. Date cuenta de que no se salvarán, hija mía, nada más que los verdaderos cristianos; los que crean en Dios Padre, en Dios Hijo y en Dios Espíritu Santo. Diles que se arrepientan, hija mía, que los estamos esperando a todos, hija mía. Seguid rezando el santo Rosario todos los días y diles que los que puedan que recen los quince misterios. Adiós, hija mía sé humilde.”

    22-01-1.982-(J+)
    Sí, aquí me tienes, no temas ¿por qué temes, por qué tienes miedo? Si soy Yo el que te lo manda. Yo te lo mando, pero te ayudo a llevar esa cruz. Date cuenta de que es preciso; que los hombres no cambian, que cada día cometen más pecados; que se arrepientan, que el castigo está muy próximo; que viven los últimos segundos antes de la catástrofe; para Mí son segundos; por eso vuestra Madre os manda los mensajes y no hacéis caso.
    EL CASTIGO ALCANZARÁ Y DESTRUIRÁ LAS DOS TERCERAS PARTES DE LA HUMANIDAD, pero, a pesar de eso, de todos los avisos, no hacen caso, que se arrepientan, que hagan caso de los mensajes de su Madre. Que Yo pongo a mi Madre por mensajera, mensajera para toda la humanidad.
    El mundo, hija mía, camina hacia el abismo por la maldad de los hombres, por sus pecados; cerca está el día del juicio final de las naciones y la sentencia del Padre. Yo quiero salvar a todos. Si ellos quisieran salvar a los demás con sus oraciones, con sus buenos ejemplos, pero no hacen caso.
    A muchas almas como a ti les revelo mi agonía, mi amor; también les revelo la profecía del desastre que el mundo traerá sobre sí, y también les revelo el amor inmenso de mi Corazón; pero cierran sus oídos, no quieren escuchar. Como a ti a muchas almas he revelado todo esto, he dado mis mensajes para el mundo para que les dé tiempo a arrepentirse; pero se hacen los sordos. Satanás se muestra bajo fingidas apariciones; apariencias para seducir a muchos; y a él sí le creen. Pero tú, hija mía, dilo, dilo a todo el mundo; afírmales que soy Yo el que te habla; aunque no te crean, aunque te calumnien, aunque te llamen farsanta, aunque tengas que sufrir mucho. Diles que el tiempo se aproxima, que como no se arrepientan el castigo será horrible. Díselo a todos, hija.
    Hoy para ti este mensaje es muy corto, te pido humildad, aunque te humillen ofréceselo al Padre, aunque te calumnien, ofrécelo todo.
    Adiós, hija, adiós.”

    05-02-1.982-(J+)
    Habrá grandes castigos sobre los humanos; habrá grandes terremotos.

    11-02-1.982-(V. Maria)
    Hijos míos, rezad el santo Rosario. El Rosario tiene mucho poder. Quiero que pidáis por todos los obispos, cardenales, arzobispos, muchos de ellos son políticos de destrucción. Hija mía, date cuenta de que estoy pidiendo constantemente por la conversión de Rusia. Rusia está metida en mi Iglesia, en algunos de mis obispos, de mis cardenales, de mis arzobispos, y en muchos de mis sacerdotes; están destruyendo las cosas de Dios, hija mía. No saben el castigo que se les avecina. El castigo está cerca; consistirá, hija mía, en que los astros chocarán sobre la tierra; están a punto de destruir la mayor parte de la humanidad. El astro Eros, hará iluminación sobre toda la humanidad; será horrible, hija mía, parecerá que el mundo está en llamas, sólo será unos segundos; muchos de los humanos quisieran estar muertos en ese momento. Hasta los justos lo verán, pero no les afectará absolutamente en nada. También muchos humanos morirán de esa gran impresión, será como lluvia de fuego; temblará toda la tierra, hija mía, será horrible.
    El castigo está cerca, consistirá en que los astros chocarán contra la tierra.

    26-02-1.982-(V. Maria)
    Hija mía, te repito como he repetido a otras almas muchas veces: sé humilde y sigue el camino que mi Hijo te ha marcado. Todos los que siguen el camino hacia la luz tienen que cargar con la cruz y seguir el camino del sufrimiento. Pero los humanos no piensan nada más que en divertirse y en cometer pecados. Diles a todos que, como no cambien y pidan perdón de sus pecados y se arrepientan, el castigo está muy cerca; que el toque de las trompetas va a sonar muy pronto y en ese momento la tierra temblará y el sol girará sobre sí con grandes explosiones y la luna se oscurecerá y en todo el planeta Tierra se verán muchos fenómenos. UN ASTRO ILUMINARÁ LA TIERRA, PARECERÁ QUE ESTÁ ENVUELTA EN LLAMAS, DURARÁ VEINTE MINUTOS; EL PÁNICO CUNDIRÁ POR TODAS PARTES. TODOS LOS QUE CREAN EN DIOS Y LA SANTÍSIMA VIRGEN QUEDARÁN COMO EN ÉXTASIS DURANTE ESOS VEINTE MINUTOS. ESTO ESTÁ PRÓXIMO…

    25-03-1.982-(V. Maria)
    Hija mía, los humanos no dejan de ofender a Dios. Pedid al Padre Eterno que detenga su ira. El mundo está lleno de pecados y la Divina ira está muy próxima a caer sobre toda la humanidad; pedid que se detenga. Habrá grandes sequías, terremotos, huracanes y erupciones sobre todos los habitantes de la tierra. Pedid, hijos míos. Haced penitencia por los que no la hacen, pedid al Padre Eterno que detenga su brazo, que tenga misericordia de todos los humanos.
    Di a todos que se arrepientan; que pidan perdón; que procuren estar en gracia de Dios el día del gran castigo; será horrible; se oirán sonidos tan terribles que parecerá el fin del mundo, pero los corazones de los humanos seguirán endurecidos; no querrán ver ni oír. ¡Qué ingratos sois! ¡Qué pena me dais!.Los hombres no dejan de cometer pecados de impureza, de profanar el Cuerpo de Cristo. Haced penitencia. Rezad el santo Rosario. No tienen compasión de mi Divino Hijo. Su Corazón sangra por todos los pecadores, tened piedad de El, hijos míos. Pedid misericordia para todos los pecadores. No quiero que os condenéis.”

    12-08-1.982-(V. Maria)
    Están formando planes diabólicos contra ti. . . (está hablando la santísima Virgen por boca de Amparo) porque intentarán destruir todo esto… Haz penitencia por mis almas consagradas; que muchos conventos están muy relajados porque han aflojado en la oración y en la penitencia…
    Satanás es el enemigo que está rodeando todo esto. Se está metiendo en la Iglesia santa de Cristo. La están destruyendo ellos mismos. No hables con nadie, hija mía, a no ser con el Cardenal o el Obispo. No te dejes sorprender por los lobos con piel de oveja, que están tratando…
    ¿Qué ha sido de mi Iglesia? La Iglesia de mi Hijo se destruye poco a poco; no tiene humildad… Pide oración y sacrificio. Hazlo tú por todos ellos; por la perversidad de la humanidad; por todos mis hijos…
    Vas a sufrir mucho, hija mía. ¡Pobre Vicario!, cuánto tiene que sufrir por algunos de los que le rodean. ¡Qué ingratos son!. Son fariseos hipócritas, destructores de la doctrina de mi Hijo. No saben lo que les espera. Será horrible el castigo.
    .

    14-08-1.982-(V. Maria)
    Hijos míos, hijos míos, si no cambia la humanidad me veré obligada a permitir el gran castigo. Penitencia, hijos míos, penitencia; penitencia y oración. Hijos míos, haced visitas al Santísimo, que mi Hijo está muy triste; no quiero que os condenéis; quiero que todo el mundo se salve. Oración, hijos míos, oración y penitencia es lo que pido. Si la humanidad no cambia hijos míos me veré obligada a dejar caer el brazo de mi Hijo Jesús.
    El Padre Eterno, hijos míos, está muy enfadado. Besa el suelo, hija mía, en reparación por todos los pecadores; por mis almas consagradas. No quiero que se condenen, hija mía, la Iglesia está en un gran peligro, haced penitencia y oración, hijos míos. El mundo está en un gran peligro. No me hacen caso, hija mía, ¡qué ingratos son mis hijos! El castigo será horrible; se oirán grandes terremotos, hija mía; desaparecerán grandes naciones. Quiero que se salve, por lo menos, la tercera parte de la humanidad; haced penitencia y haced oración, hijos míos. Pedid al Padre Eterno que detenga su ira, que la ira del Padre Eterno está muy próxima. Os bendigo, hijos míos, en el nombre del Padre y del Hijo, y del Espíritu Santo.”

    15-09-1.982-(V. Maria)
    Soy la Virgen de los Dolores, hijos míos. Mira como está mi Corazón, hija mía (Amparo llora al ver el Corazón de la Virgen lleno de espinas). Hija mía, este es el cáliz del dolor. Mira como sangra mi Corazón, hija mía (Amparo, entre sollozos ve como sangra el Corazón de la santísima Virgen).
    Que cambien de vida, hija mía, di a todos mis hijos que enmienden sus vidas.
    Mira el castigo, hija mía (Amparo da un grito al ver el infierno). Hija mía, todo el que va aquí, es porque quiere, hija mía, porque no hacen caso de mis mensajes. No quiero que se condenen, hija mía ¡Cuántos hijos se burlan de mis mensajes, hija mía! ¡Qué pena me dan! Más les valiera no haber nacido, hija mía.
    Mira otro castigo, hija mía (ante la visión del castigo, castigo que vendrá del cielo, Amparo llora nuevamente). Todo esto, hija mía, está a punto de pasar (Amparo continúa gimiendo al seguir viendo el castigo que espera a la humanidad).
    Que se arrepientan, que pidan perdón, que no puedo sostener el brazo de mi Hijo, hija mía, el brazo de mi Hijo está muy pesado y va a caer sobre la humanidad.

    16-09-1.982-(V. Maria)
    La salvación del mundo, hija mía, será por intercesión de María, vuestra Madre gloriosa. Haced sacrificio y penitencia. Rezad el santo Rosario. Pedid al Padre Eterno. Las moradas celestiales están preparadas, hija mía, para toda la humanidad que quiera salvarse. Diles a todos que confiesen sus culpas, que el castigo está muy próximo. Oración y penitencia es lo que pido, hijos míos. Hija mía, reza por la conversión de los pecadores.
    Mira cómo está mi Corazón por todos mis hijos, hija mía, sin distinción de razas (Aquí Amparo ve el Corazón de la santísima Virgen sangrando de dolor por toda la humanidad). Diles a todos mis hijos, hija mía, que el que quiera seguir el camino de Cristo tiene que coger la cruz. El tiempo se aproxima, hija mía, y el Hijo del Hombre vendrá para dar la recompensa a cada uno según sus obras.

    07-10-1.982-(V. Maria)
    Mira otra clase de castigo (pone una cara horrible de dolor y llora moviendo la cabeza y haciendo gestos con la cara). Es horrible esto que sientes en tu cuerpo. Las almas que se condenan lo sienten constantemente. Quiero que se salven.

    25-12-1.982-(V. Maria)
    Hija mía, como los hombres no cambien está cerca el castigo. (Amparo habla durante unos minutos en un idioma desconocido). Entonces, hija mía, llegará el castigo en estas fechas que te he dado. Hija mía, que enmienden sus vidas, el castigo está muy cerca; te he dado el mes y la fecha de cuando será el castigo, hija mía, en este idioma, sólo es celestial. Tú lo entiendes, pero no lo revelarás; hija mía, hasta que yo no te avise.

    06-01-1.983-(V. Maria)
    Hijos míos, ayudad a mi Hijo a descargarse de esa cruz que lleva constantemente para la salvación de todas las almas. Hijos míos, el Padre Eterno os está esperando con los brazos abiertos. Pensad, hijos míos que el castigo está muy próximo; enmendad vuestras vidas, poneos a bien con Dios, hijos míos…
    Como los hombres no dejen de ofender a Dios, el castigo, hijos míos, está a las puertas. Haced sacrificio. Hijos míos, haced caso de vuestra Madre, que vuestra Madre os quiere con todo su Corazón, hijos míos. Mira hija mía, cómo está mi Inmaculado Corazón. Qué dolor siente este Corazón por todos mis hijos, por todos sin distinción de razas, hijos míos.
    Hija mía, el castigo está muy próximo. Confesad vuestras culpas, hijos míos, acudid a la Eucaristía. Pensad que en cualquier momento el Hijo del Hombre enviará sus ángeles para segar la mies seca de la tierra; y esto, hijos míos, puede suceder en unos segundos.

    14-01-1.983-(V. Maria)
    Habla con los humanos. El castigo está muy cerca. Diles que cambien sus vidas, que el tiempo está muy cerca, bajará mi Hijo en una nube blanca rodeado de ángeles; que cumplan con los mandamientos de la Ley de Dios. Diles que Dios Padre es misericordioso, pero también muy severo.
    A los humanos, hija mía diles que vivan en el santo temor de Dios; que todos se salven. Yo quiero que se purifiquen, hija mía. Qué dolor sientes, hija mía, al ver que tantas almas no van a sentir la felicidad que tú has experimentado! Ese mismo dolor siento Yo. Diles que se arrepientan que cambien sus vidas. ¡Qué poco imitan a mi Hijo! Que cambien de vida, que el castigo está muy cerca, que cambien, hija mía.
    Tenéis que cumplir estas virtudes: pureza, humildad, sacrificio acompañado de caridad y oración. Bebe otras gotas del cáliz del dolor. Se está acabando este cáliz y cuando el cáliz se acabe el mundo se verá envuelto en llamas. El castigo no se evitará; pero con oración Dios Padre dará más oportunidades para que se salven más almas. Que se arrepientan, que el Padre Eterno los está esperando con los brazos abiertos; quiere abarcar toda la humanidad; que se arrepientan. (Se oye como traga Amparo y le dan arcadas). Esta amargura es la que siente mi Corazón por los pobres pecadores. Yo lo siento sin distinción de razas. Haz oración haz sacrificio, que el tiempo está próximo y las almas se están precipitando al abismo. No os durmáis, que en cualquier momento Dios Padre os puede arrebatar la vida. Haced oración, sacrificio también pido.
    El tiempo apremia. Haced vigilias y Vía Crucis. Acudid a la Eucaristía, no os abandonéis, que mi Hijo está muy triste esperándoos, consoladle. Y tú refúgiate en mi Corazón que nunca te abandonará. Vas a recibir pruebas muy duras; no te dejes ingresar en ningún sitio. El enemigo quiere destruir esto. Sé astuta, sé astuta como una serpiente, pero se humilde como una paloma. Sin humildad no se puede conseguir el cielo.

    20-01-1.983-(V. Maria)
    Hija mía, vas a tener muchas pruebas en este mundo. Ofrécete como victima en reparación por las almas. Varios obispos no hacen caso de mis llamamientos; quieren destruir esto. Sé astuta como la serpiente y sencilla como la paloma. Varios pastores, hija mía, por su vida de impiedad y abandono en la oración están labrando ellos mismos su condenación. Haz sacrificios por el Vicario de Cristo. El Vicario está en un gran peligro, haz sacrificios, ¡pobre Vicario!, va a sufrir mucho, hija mía. Yo estaré con él en el último momento. Vendrán grandes calamidades sobre la humanidad. Grandes terremotos; ciudades enteras quedarán destruidas.

    29-01-1.983-(V. Maria)
    Hija mía, sobre este planeta tierra se avecina un castigo muy grande como jamás ha visto la humanidad. Grandes nubes de humo, hija mía, y de fuego destruirán lo que los hombres han construido. Grandes terremotos, hija mía, también habrá; fuertes huracanes, grandes sequías, hija mía, será horrible.
    Yo quiero que se salven todos, hija mía, pero ¡qué pena de almas! Estoy dando avisos, hija mía, para toda la humanidad; derramo gracias, pero no quieren salvarse los humanos, hija mía, tienen los corazones endurecidos, hija mía.
    El Padre Eterno está ofendido, hija mía, y su ira está próxima a difundirse.

    24-02-1.983-(V. Maria)
    Mira, hija mía, explica lo que estás viendo: Veo al ángel con una medida y a Elías con un libro pequeño. Lo que lleva el ángel no es romana ni báscula tiene como dos globos uno a cada lado con muchas ventanas. En un lado hay una cruz como de oro y cruces en las ventanas. En el otro lado tres cifras 666, una cabeza de serpiente aplastada con cuatro ojos. En la parte de arriba entre los ojos tiene una S y una Z. Al lado del ángel está Elías quien con un celemín echa trigo de un saco, el trigo que cae en el lado del globo de la cruz se vuelve como granos de oro, cae por los lados y según cae se vuelve rayos de luz. En el otro echa el trigo y se vuelve negro, y al caer se vuelve sangre y tinieblas y en medio de esas tinieblas veo hundirse todo.
    En este momento veo derrumbarse las montañas y caer sobre las personas; quedando muchas sepultadas y muertas.
    ¡No, no! (Amparo se queja mucho, y exclama con pena y casi sollozando): Ay, eso no, no, no, eso no! (Amparo sigue gimiendo). ¡Cuántos conventos!, hay muchos conventos, entran el ángel y Elias; ponen unos a un lado y otros a otro; entre todos hay muy pocos escogidos. ¿Dónde los llevas?, ¿d6nde los llevas? No, no, (Amparo gime dc nuevo) No, no, eso no, eso no. Veo que a los conventos escogidos los dejan donde los árboles, y los otros conventos (muchos más) donde se derrumban las montañas.
    Hija mía, pedid a Dios misericordia; estamos en lo último. Faltan segundos para que venga e1 castigo.
    Hija mía, cuenta lo que ves: Ese es San Pedro; cuando llegue este momento, elegirá un nuevo Papa. Se vivirá el Evangelio. Los malos irán al fondo del abismo. Mira todos los que hay. No hacen caso de mis mensajes. Será horrible. Piensan que Dios es misericordioso; pero no piensan que es un juez muy severo y juzgará a cada uno según sus obras.
    Mira lo que ves ahora: Veo como se derrumban las montañas. EN ROMA HABRÁ GRANDES TERREMOTOS Y SERÁ CASI DESTRUIDA. VEO HUNDIRSE EL VATICANO. TODO ESTO ESTÁ PRÓXIMO.
    Tened cuidado, hijos míos, que el enemigo está al acecho para llevarse las almas. Haced oración y sacrificio por los pobres pecadores.
    Los ángeles están preparados para cuando Dios Padre mande el castigo.
    Cinco árboles veo. En cada árbol hay un angel. Uno tiene una cruz muy grande con un libro, y los otros cuatro tienen una trompeta cada uno. Los árboles son muy altos y terminan en forma de animales: uno un águila, otro un león, otro con cuerpo de persona y pezuñas de animal y otro en forma de toro o búfalo. ¿Qué son esos cinco árboles sobre esta tierra? Esta tierra es la tierra prometida de los escogidos. Reinará Jesus como Rey de Reyes sobre la tierra. No hay más que luz por todas partes. Pero mira este otro sitio: muerte, muerte y oscuridad por todas partes; será horrible. Los humanos no hacen caso.

    27-03-1.983-(V. Maria)
    Cumplid, hijos míos, que el castigo está muy cerca. (Amparo habla un idioma que no se entiende). Hija mía, estas fechas, serán el gran castigo de toda la humanidad. Varias naciones quedarán destruidas y las que queden serán purificadas. Este gran castigo está muy próximo; parecerá que el mundo está ardiendo. Sólo del aviso, muchos no lo resistirán y morirán.

    30-04-1.983 (Amparo)
    Se derrumba la montaña, todo es fuego, hay muy pocos en esta parte, tantos con esa marca, no salen ya de ahí, todos muertos. Estos están en gracia, no les afectará absolutamente nada.

    02-07-1.983-(V. Maria)
    “Hija mía, hija mía, los hombres siguen pecando y siguen ofendiendo a Dios, pero mi Inmaculado Corazón, sigue derramando misericordia y amor sobre toda la humanidad y la humanidad sigue pecando, sigue provocando a Dios Padre; sigue, hija mía, desafiando a Dios. Pide, hija mía a todo el mundo que cambien de vida, que la ira de Dios está próxima y va a caer de un momento a otro. Si, hija mía, que cambien esa vida de pecado y de desorden que llevan.
    Hija mía, también pido que lo publiques por todos los rincones del mundo.
    Tendrás enemigos, hija mía, pero sé fuerte en la fe de Cristo. Con la fe de Cristo, triunfarás contra todos los enemigos.
    SÍ, HIJA MÍA, SATANÁS SE HA APODERADO DE ALTOS PUESTOS PARA DETENER LA MARCHA DE LOS ACONTECIMIENTOS. SÍ, TAMBIÉN SE HA METIDO EN ALTAS CUMBRES DE LA IGLESIA PARA DESTRUIR LAS ALMAS CONSAGRADAS; SE HA INTRODUCIDO EN LOS CUERPOS DE HOMBRES SABIOS PARA DESTRUIR LA MAYOR PARTE DE LA HUMANIDAD.
    Hijos míos, seguid el camino del Evangelio de Cristo. Todos aquellos que se llaman hijos de Dios y no cumplen con los Mandamientos de la Ley de Dios, no son hijos de Dios, hija mía; se llaman hijos de Dios, pero están sirviendo al enemigo y mi Hijo dijo: “Tienen que servir a un dueño sólo”. Hijos míos, tenéis que tener sólo un dueño, y ese dueño que sea Jesús, que es e1 dueño de vuestra alma. Que el enemigo no se apodere le vuestras almas. ¡Cuántos, hija mía, de los aquí presentes, dicen servir a Dios! Pero ¿de qué manera creéis hijos míos, que se sirve a Dios? Cargando la cruz y siguiendo su camino, hijos míos. Mí Hijo, hijos míos, se inmoló por vosotros, por la salvación de vuestras almas. Quiere, hija mía, quiere almas víctimas para reparar y para la salvación de la humanidad. El tiempo se aproxima, hijos míos, los hombres no cambian; de un momento a otro va a venir el gran castigo, hijos míos.
    Por todos mis hijos, hijos míos, por todos, pedid, pedid y haced sacrificios. Para ganar el cielo, hay que ser buenos y puros, y caritativos con vuestros semejantes, hijos míos. Sin caridad no os salvaréis.

    03-09-1.983-(V. Maria)
    La sociedad, hijos míos, está a punto de ser castigada con un castigo terrible, hijos míos. La tierra temblará para todos aquellos que no han querido cumplir con los Mandamientos de la Ley de Dios; serán castigados, hija mía. También para aquellas almas consagradas que dicen servir a Dios y se han abandonado en la oración y en el sacrificio para adorarse ellos mismos. Si, hija mía, será terrible, porque Dios Padre los va a abandonar en manos de sus enemigos. Si, hija mía, el golpe fulminante de la cólera de Dios, está próximo; está próximo, hija mía, porque los hombres con sus desordenes y con sus crímenes han traspasado las bóvedas de los cielos, hija mía; por eso os pido, hijos míos, sacrificio y oración…
    Si, hijos míos, en aquellos lugares que haya más pecado habrá mayor castigo. París, hija mía, será envuelto en llamas y grandes naciones serán engullidas bajo la tierra, hija mía. Sí, hija mía: (Amparo habla en un idioma extraño). Este tiempo falta para destruir la mayor parte de la humanidad; por eso, hija mía, os pido oración y sacrificio, por esos pobres corazones que rechazan la gracia de Dios, que están tan duros, hija mía.

    23-07-1.983-(V. Maria)
    Pido hijos míos, que se haga una capilla en este lugar, en honor a mi nombre; pero no me hacen caso los humanos. Quiero que se medite la pasión de Cristo; está completamente olvidada, hijos míos. Seguid rezando, hijos míos el tiempo se aproxima y los hombres no dejan de ofender a mi Hijo. El Padre Eterno está enfadado; imploradle al Padre, hijos míos, que tenga misericordia de la humanidad porque de un momento a otro va a descargar su ira, hijos míos.
    Sed humildes como vuestra Madre fue humilde y sed puros como vuestra Madre fue pura también, hijos míos. No os riáis de los mensajes de vuestra Madre, de un momento a otro va a llegar el castigo, hijos míos, y los hombres no dejan de ofender a Dios qué crueles son, hija mía, no hacen caso, me manifiesto en tantos lugares… pero qué poco caso hacen de mis avisos; no hacen caso de los avisos de su Madre.

    14-04-1.984-(V. Maria)
    Te dije, hija mía, que el cáliz se estaba acabando. Pero mira, hija mía, ¡qué poco queda del cáliz¡ y, cuando esto se acabe, será horrible el castigo que caerá sobre la humanidad.
    Por eso os pido, hijos mios; REZAD EL, SANTO ROSARIO: ME GUSTARIA QUE SE REZASEN LAS TRES PARTES y ofrecerlo por la salvación de las almas.

    21-04-1.984-(V. Maria)
    Lo último está muy amargo, hija mía, porque es el fin de los tiempos el que se aproxima. Mira cómo quedará el mundo, como en un desierto, hija mía; no se verán mas que cadáveres por todos los sitios; pero todos aquellos, que sean escogidos, quedarán como en un éxtasis, hija mía; no les afectará absolutamente nada en su cuerpo.
    Pero esta tristeza la siente mi Corazón porque veo que los tiempos se aproximan y los hombres no dejan de ofender a Dios. El castigo será horrible (Amparo, implorando y llorando mucho dice):
    Dales tiempo, más tiempo, dales más tiempo.
    Mira está muy próximo; grandes ciudades serán derrumbadas, hija mía; parecerá -como he dicho otras veces— es peor que cuarenta, terremotos juntos. Y todo, porque los hombres no dejan de ofender a Dios. No lo ofendáis más, hijos míos, que Dios Padre va a descargar su ira de un momento a otro.
    Pedid por las almas consagradas, hijos míos; mi Corazón las ama tanto…; pero no corresponden a ese amor. A cuantos, hija mía, el demonio oscurece sus mentes para precipitarlos en el fondo del abismo. Sed humildes, hijos míos y haced sacrificio, sacrificio, hijos míos y oración. Besa el suelo, hija mía, (Amparo y muchos presentes besan el suelo) por las almas consagradas, hija mía. Porque esas almas, que arrastran al abismo pagarán por su pecado y por el pecado de esas almas. Pedid por ellas, hijos míos; están muy necesitadas de oración. Sed humildes; que sin humildad no podéis conseguir el cielo.

    09-06-1.984
    LA VIRGEN:
    El Espíritu Santo está entre vosotros, hijos míos, para prepararos para cuando llegue el tiempo, que Cristo, venga resplandeciente, en una nube, con su Poder, y su gran Majestad, hija mía.
    AMPARO:
    Ayúdanos, todos, aunque todos te queremos mucho. Yo cuento todos porque aunque muchos no te quieren, pero yo los cuento también. ¡Ay Madre mía! ¡Ay, si supieran lo que hay ahí arriba…!
    ¡Ay Madre mía! Ni estoy arriba ni estoy abajo. ¡Ay qué pena, de esas almas que no quieren saber nada de Ti! Pero se salvarán muchos ¿no?
    LA VIRGEN:
    En ese momento, hija mía, muchos serán los llamados, y pocos los escogidos.
    AMPARO: ¡Ay! Tú escoge a muchos.
    LA VIRGEN:
    Verán derrumbarse las montañas, y estrellarse los astros sobre la tierra, y solo del terror morirán. Ya lo tengo todo dicho, hijos míos:
    ORACION Y SACRIFICIO, PARA PODER ALCANZAR LAS MORADAS.

    10-06-1.984
    LA VIRGEN:
    Cuando el evangelio sea extendido por todas partes, entonces vendrá la tribulación (castigo)…
    El castigo terreno lo podéis evitar con la oración y con el sacrificio, pero el castigo divino del cielo, nadie podrá evitarlo, hija mía, ni aún lo sabe el Hijo del Padre que es Jesucristo; sólo el Padre lo sabe, ni los ángeles del cielo..
    AMPARO:
    Pues, ¡vaya! mira que no decírselo a Jesús. ¡Ay!, Sí El no va a decir nada.
    LA VIRGEN:
    Está escrito, ni el Hijo del Hombre sabrá, el castigo que vendrá sobre la tierra. No será agua, hijos míos, esta vez será fuego, y será producido, por un astro, que se estrellará sobre la tierra.
    (Amparo sollozando pregunta). Pero ¿lo vamos a sentir?
    LA VIRGEN:
    Todos aquellos que estén en gracia de Dios, no les afectará absolutamente nada; se quedaran como en un éxtasis, hija mía. Procurad estar a la derecha del Padre, para poder salvar vuestras almas.
    AMPARO:
    ¡Uy!, pues ya procuraremos estar a la derecha, ya se lo diré yo a todos; pero es que no me van a hacer caso.

    16-06-1.984-(V. Maria)
    Mi Hijo está muy triste cuando ve que desprecian a su Madre. Ya te he dicho muchas veces que, si un hijo bueno quiere mucho a su madre, no le gusta que la maltraten, que la desprecien y la calumnien. Por eso mi Hijo va a descargar su ira acompañado del Padre, de un momento a otro. Piensa, hija mía, que vendrá con su gran poder y su gran majestad en una nube.
    OS DIJE, HIJA MÍA, QUE OS FIJÉIS EN LOS ASTROS Y EN LA LUNA. CUANDO LA LUNA EMPIECE A ENROJECER, Y LOS ASTROS DEJEN SU BRILLO NATURAL…, SERÁ ESPANTOSO, HIJOS MÍOS. EL CASTIGO SERÁ ESPANTOSO. PERO ESAS ALMAS QUE HAN CUMPLIDO CON EL EVANGELIO DE CRISTO, CON LOS DIEZ MANDAMIENTOS…, ¡SERÁ UN PARAÍSO ETERNO, HIJOS MÍOS! UNO DE LOS PARAÍSOS QUE TIENE EL PADRE ETERNO PREPARADO PARA VOSOTROS.

    06-10-1.984-(V. Maria)
    Hija mia voy a hacer un llamamiento para todos los sacerdotes, para que estos publiquen que dentro de poco habrá grandes catástrofes sobre la tierra. Que estén los humanos preparados hija mia.

    07-10-1.984-(V. Maria)
    He dicho que grandes catástrofes caerian sobre la tierra. Pero no tengais miedo y no perdais ni la fé ni la calma. Vuestra Madre está con vosotros hijos mios. Y muchos sacerdotes hija mia, que cobardía sienten para hablar de esto. Son cobardes y a Mi Hijo no le gusta la cobardía.

    18-11-1.984-(J+)
    AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO OS AME, hijos míos. Yo derramé el amor por toda la tierra, para que todos estuvieseis unidos. ¿Qué habéis hecho de ese amor…? Guerra, discordia. Ya te dije que los padres contra los hijos; la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra; hermano contra hermano…; todo esto está sucediendo, hija mía. Y, cuando esto aconteciese se aproximaría el fin de los fines.
    La oración y el sacrificio salvan al alma, hija mía. Y vosotros, vosotros, hijos míos, tenéis un pacto conmigo. ID POR TODOS LOS RINCONES A PUBLICAR LA PALABRA DE CRISTO. ¡Los Evangelios, los Evangelios!, hijos míos. TODOS AQUELLOS QUE SIGAN EL CAMINO DE LOS EVANGELIOS, SE SALVARAN. Pero, ¡ay de aquel que cierre sus oídos a estas palabras! Más le valiera no haber nacido, hija mía; que a su cuello se colgase una rueda de molino y se arrojase al mar.
    No leen bien. Ningún bien para el alma… (Amparo habla un idioma extraño). La fecha del castigo es esta, hija mia, (vuelve a hablar en el mismo extraño idioma unas palabras) Pero, si estáis con Cristo, ¿a quién podéis temer, hijos míos?

    25-11-1.984-(J+)
    Soy rey de cielo y tierra.
    Los gobernantes, hija mía, muchos de ellos, son demonios encarnados que hablan de paz y están fabricando armas mortíferas, hija mía, mortíferas para morir la humanidad, para destruir varias naciones.
    Hablan de paz, pero están haciendo la guerra.
    Varias naciones serán destruidas, entre ellas parte de Europa.
    En las casas, hija mía, no hablan nada más que de desunión a las familias, de desunión y de placeres, hija mía, no hablan de Dios, de Dios Padre. El que no se acuerde de Dios Padre, no entrará en el reino del cielo.
    El es vuestro Creador, y será vuestro Salvador.
    Pedidle a Dios Padre, o pedid a mi Madre, y mi Madre vendrá a Mí, para que Yo vaya al Padre.
    Hablad a las familias de mi nombre, hijos míos, no escondáis mi nombre.
    Se está haciendo desaparecer todo lo que es de Dios, hijos míos.
    Grandes terremotos azotarán a la humanidad.
    Grandes castigos, hija mía, se irán viendo y ¡ay, pobre de aquel que no escuche mis palabras!
    Sed víctimas, hijos míos, que Adán fue la víctima penitente y Yo soy la víctima inocente, y la víctima inocente derramó su sangre y dio la vida por todos vosotros. Era preciso morir para resucitar.
    Haceos pequeños, hijos míos, muy pequeños, como uno de los niños.
    Y tú, refúgiate en mi Corazón.
    Mi Corazón te consolará, hija mía.
    Y vosotros, hijos míos, penitencia, penitencia para sembrar vuestro camino.
    Y todos aquellos curiosos, ¡ ¡fuera!! ¡ ¡FUERA LOS CURIOSOS!!
    Venid, hijos míos, a escuchar la palabra de Dios, la palabra de vuestro rey de cielos y tierra.
    Mi Corazón está triste de ver que los hombres no cambian.
    La ira de Dios Padre la están sujetando los ángeles del cielo.
    Grandes catástrofes, hijos míos, van a caer sobre la tierra. Será espantoso. ¡Ay de los habitantes de la tierra!

    04-01-1.986-(J+)
    Hoy vengo lleno de majestad, pero lleno de tristeza, porque los hombres no escuchan los avisos de mi Madre. El mundo, hija mía, está lleno de ingratitud y de malicia. Los hombres viven, hija mía, aferrados al pecado. Mi Padre está indignado, hija mía, y nada ni nadie va a poder sostener su ira.
    Un espantoso castigo va a caer sobre el mundo, hija mía. En los hogares no se habla casi de Dios. En los colegios tampoco, hija mía. La juventud está enferma con una enfermedad mortal que sólo Yo podría curar, hija mía. En las iglesias estoy casi solo. Los hombres rechazan mis gracias; cierran sus oídos a la oración y al sacrificio. Me abandonan todos, hija mía; todos o casi todos.

    01-02-1.986-(J+)
    ¿Sabéis lo que hace un Rey poderoso y creador? Valerse de dolores y calamidades para poder salvar a las almas; cuando con un solo dedo, como he dicho otras veces, podría hacer arder al mundo entero, me valgo de las almas para purificar a la humanidad, hijos míos, y mando a esta humanidad dolor, calamidad, catástrofes, terremotos, para purificarla, hijos míos.
    ¡Cuántas veces te he dicho, hija mía, que donde hay dolor no existe el pecado! ¿Sabes por qué? Porque el ser humano se ocupa de su dolor, no se ocupa del mundo. Pero Yo estoy allí. Donde hay dolor, estoy, hijos míos.
    Sólo la oración puede llegar a Mí, hijos míos. Vuestra oración y vuestro sacrificio. (Parece decir: YAKOMO, YAKUAKUA GUIKOLA.) Mira si está próximo, hija mía.
    Será terrible la calamidad que caiga sobre la tierra. Jamás se ha visto ningún castigo semejante a éste. (Amparo llora amargamente.)
    Cuando esto suceda, hija mía, habrá grandes monstruos gobernando y no respetarán los sacros Alimentos de las iglesias. (Amparo llora nuevamente.)
    PORQUE LOS DICTADORES DEL MUNDO SERÁN VERDADEROS DEMONIOS ENCARNADOS Y DESTRUIRÁN TODAS LAS COSAS SANTAS. MARTIRIZARÁN A MIS ALMAS CONSAGRADAS. AQUELLOS POCOS QUE QUEDEN SANTOS, SERÁN MARTIRIZADOS POR LAS MANOS DE UN VERDUGO, HIJA MÍA.
    ¿Y MI VICARIO? MI VICARIO SERÁ ATORMENTADO (LLORA AMPARO DESCONSOLADAMENTE Y REPITE ENTRE SOLLOZOS):
    ¡POBRECITO…, POBRECITO…!
    Haced mucha oración y mucho sacrificio, hijos míos. Comunicaos con Dios constantemente. Todavía es la Hora de la Misericordia. Pero, dentro de poco, será la Hora de la Justicia.

    02-07-1.988-(V. Maria)
    SEGUIRÉ SELLANDO FRENTES Y OS LAS VEREIS UNOS A OTROS EL DIA DEL CASTIGO.

    02-10-1.993-(J+)
    Ay, alma infiel!, ¿hasta dónde quieres llegar? ¿No has tenido bastante con ser infiel al Creador, que quieres que las criaturas también sean infieles a las leyes de Dios? Yo te amé y te tuve en mis manos. Tú me despreciaste y te fuiste a la tiniebla; ¿cómo puedes gobernar un pueblo sin Dios, hijo mío? Nada te saldrá bien.
    Pedid por ellos, hijos míos, son dignos de compasión. ¿No os dije, hijos míos, que esa sería la “jugada”, hacer desaparecer la fuente de este lugar? Y miles y miles de almas han bebido del manantial. No os dejéis engañar por mentiras y palabras engañosas. De ese manantial han bebido miles de peregrinos que han pasado por él. Es la “jugada” para hacer desaparecer de aquí el Nombre de María.
    Ay, hijos míos!, ¿hasta dónde queréis llegar? Rechazáis mis mensajes, hijos míos. Os aseguro que si en Sodoma y Gomorra hubiera habido tantos milagros como aquí, no hubieran desaparecido; pero seréis castigados peor que Sodoma y Gomorra. Si no pido a los hombres nada más que amar a Dios, ¿por qué os interponéis en su camino? Dejad la libertad cristiana, hijos míos. ¿Creéis que los hombres se rinden? Los verdaderos hijos de Dios no se rinden con vuestras “jugadas”, hijos míos. Vosotros habéis apostatado y no dejáis a los cristianos que vivan su fe. No vengáis con buenas palabras hijos míos, que esas palabras son mentirosas. Sólo os importa hacer desaparecer de aquí el Nombre de Jesús y María.

Responder a alejandros X